Un proceso asambleario del Partido para generar soluciones a los problemas de cada territorio

Las primeras asambleas municipales de balance del Partido Comunista de Cuba (PCC) –entre ellas una a nivel de distrito-, demostraron dar continuidad a las ideas, conceptos y directrices de su 8vo. Congreso, por la forma crítica, autocrítica y transparente con que se debatieron los principales problemas de cada localidad y de la organización, y por las proyecciones trazadas.
Un proceso asambleario del Partido para generar soluciones a los problemas de cada territorio

La Habana, 8 nov.— Las primeras asambleas municipales de balance del Partido Comunista de Cuba (PCC) –entre ellas una a nivel de distrito-, demostraron dar continuidad a las ideas, conceptos y directrices de su 8vo. Congreso, por la forma crítica, autocrítica y transparente con que se debatieron los principales problemas de cada localidad y de la organización, y por las proyecciones trazadas.

Por Cotorro comenzó el viernes el importante proceso en el país, donde serían 16 las programadas para este primer fin de semana de noviembre, y tanto en la reunión de esa localidad como de La Lisa, ambas en la capital, Miguel Díaz-Canel, Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, definió y enriqueció varios conceptos dirigidos a evitar caer en la rutina que desmoviliza y a lograr impulsar desde la base el desarrollo de la nación.

Acorde con las características de cada municipio, se suscitaron muchas intervenciones por los delegados –la mayoría secretarios generales de los comités del Partido en centros laborales, cooperativas y en la comunidad, quienes identificaron problemas objetivos y subjetivos que impiden avanzar con mayor celeridad en la batalla económica, en el trabajo político-ideológico, en la vida interna de la organización, y se compartieron buenas experiencias, se habló de soluciones y de cómo implementarlas.

Se discutió del papel y ejemplaridad de la militancia, de ser más exigente consigo mismo, de estar presentes en las tareas que hoy se potencian en la atención de los barrios y cerrar filas en el enfrentamiento a las indisciplinas sociales, hechos delictivos y de quienes intenten desestabilizar el orden con acciones provocadoras promovidas por los enemigos de la Revolución.

En casi todos los encuentros también se puso énfasis en la atención a los jóvenes, quienes constituyen la cantera principal para el ingreso a la máxima organización política del país, a partir de su buena actitud en la vida cotidiana, lo que se ha demostrado con creces en el enfrentamiento a la COVID-19.

No podemos seguir haciendo las cosas de igual forma si han demostrado que no funcionan, dijo Díaz-Canel en Cotorro, e hizo mención no solo al trabajo propio del Partido, sino a las maneras en que necesitamos cambiar modos de hacer en asuntos como la producción de alimentos, su diversificación en cada pedacito de tierra que lo permita, y la necesidad de que, sin que las empresas tengan pérdidas, buscar soluciones para que los precios no afecten a la población.

Abogó por hacer públicos los presupuestos de las entidades, que haya participación popular en el control de cada una de sus partidas y más transparencia, pues a fin de cuenta los presupuestos están orientados a lo social, y por ser el pueblo el principal beneficiario es él quien debe controlarlo, potenciándose así el concepto de poder popular.

¿Cómo rinden cuenta los directivos de Antillana de Acero (siderúrgica José Martí) a sus trabajadores del importante proceso inversionista que se realiza allí? ¿Qué atención se da a los muchachos que comienzan su vida laboral en la empresa? ¿Sienten apoyo los jóvenes para desarrollarse? Fueron algunas interrogantes que planteó en el Cotorro el Presidente de la República y que motivaron el debate.

Igualmente indagó sobre el proceso de rendición de cuenta de los dirigentes hacia sus colectivos, de la necesidad de que exista una contraparte al respecto y de propiciar un ambiente para el debate constante, que permita a los trabajadores aportar con sus criterios.

Al subrayar en la reunión de La Lisa el valor de acrecentar el encadenamiento de los actores productivos, Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en La Habana, afirmó que el país necesita como nunca que la militancia esté en la vanguardia, asumiendo cada proceso, haciendo viable cada idea, estremeciendo, por ejemplo, a la Empresa Estatal Socialista.

Para fortalecerla tenemos que hacer más, tocar las cosas con la mano, comprobar, esa es una misión del Partido con vistas a producir y lograr la incorporación de la sociedad a la solución de sus problemas, dijo el máximo dirigente de la organización en la provincia de Santiago de Cuba, José Ramón Monteagudo Ruiz, durante el balance en Songo La Maya.

La preparación de los cuadros que trabajan en el Partido, lograr que éstos salgan del propio municipio Ciénaga de Zapata, la producción de alimentos, el contacto permanente con el pueblo y las potencialidades del mayor humedal del Caribe Insular como destino turístico, estuvieron en el centro de las discusiones en esa localidad matancera.

Como parte de la continuidad a las ideas, conceptos y directrices emanadas del 8vo. Congreso del PCC, celebrado en abril último, la militancia de La Sierpe se propone lograr más efectividad en su vínculo con el pueblo, y ese objetivo se delineó en la cita partidista de este territorio espirituano, en la que se habló mucho de atender las preocupaciones de la población.

La asamblea de los comunistas de Báguanos fue transparente en los análisis realizados en torno a la vida cotidiana de la holguinera localidad, con énfasis especial en los problemas que inciden en los bajos niveles de producción de caña y su impacto en los incumplimientos de los planes de entrega de azúcar de las últimas zafras.

En el municipio tunero de Colombia la representación de su militancia fijó la mirada en el rescate no solo de la producción agroindustrial azucarera sino también de viandas, vegetales y carnes, como la única fórmula para que bajen los precios, tal como reclama la población.

El orden del día de cada encuentro incluyó no solo la discusión y aprobación de los informes de balance sino la elección de la nueva dirección política de cada localidad.

Además de los municipios mencionados tuvieron sus citas partidistas Ciro Redondo, en Ciego de Ávila; Pilón y Niquero, en Granma; Yateras e Imías en Guantánamo; Limonar, en Matanzas; Caibarién, en Villa Clara; Sierra de Cubitas, en Camagüey; Gibara, en Holguín; y el Distrito René Ramos, en Santiago de Cuba, en tanto en diciembre serán las que faltan y en enero y febrero de 2022 tendrán lugar las asambleas provinciales.

Quizás lo expresado en la reunión de La Lisa por Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político y Secretario de Organización y Política de Cuadros del Comité Central, pueda servir para cualquiera de las asambleas celebradas este fin de semana: “en todas las intervenciones hay una claridad de lo que acordó el Congreso”, además de hacer hincapié en que las principales misiones del Partido son la batalla económica, la lucha por la paz, y la misión ideológica.

Y sin dudas en todas partes “existe una capacidad incalculable en la generación de soluciones”, como también dijo. (Fidel Rendón Matienzo)

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.