Redefinirse en estos tiempos, un imperativo

Redefinirse en estos tiempos, un imperativo

Cuando hace algunos días la televisión cubana presento el testimonio del Doctor Carlos Vázquez Gonzalez, el agente Fernando, quedaban al descubierto una vez más las pretensiones imperialistas de someternos de alguna manera con su fatídica fórmula de mentiras, presiones e inventos.

Tambien se desenmascaraba el engranaje de un teatro montado con un elenco que tiene sus protagonistas en los promotores de la supuesta marcha pacifica señalada para este 15 de Noviembre, con reacciones que provocan entre ellos el convite y el festin que han querido erigir bajo el llevado y traido difraz democratico.

Convidar a arrepentirse a un pueblo que mayoritariamente  ama a su Revolución, a sus líderes históricos, que venera a sus mártires, a estas alturas es practicamente imposible. Proponer “cambios de bando” a los revolucionarios para responder a intereses ajenos es muy difícil y no es que no pueda un revolucionario redefinirse, claro que si en función de ser mejor, útil, leal y aportar más en beneficio de todos, esas son las redefiniciones que valen,  aunque a muchos les duela.

Se han redefinido los científicos que en meses de trabajo y esfuerzo hicieron vacunas contra la Covid 19 para salvar vidas o los agricultores que desafiando sequias y escaseces han sembrado para que la producción de alimentos sea mayor, los maestros que cambiaron sus escuelas por centros de aislamientos y dejaron las pizarras y lecciones para convertirse en mensajeros. Se han redefinido los transportistas particulares que brindaron sus autos como ambulancias sin pedir nada a cambio o aquellos dueños de hostales que ofrecieron sus casas como villas para el descanso del personal de la salud, después de permanecer largas jornadas en la zona roja.

Se rediseña hasta un país que empeñado en avanzar, adopta nuevas formas económicas, lucha contra el recrudecimiento de un bloqueo genocida, multiplicando panes y peces a favor del pueblo o aquel Comité de Defensa de la Revolución donde tocan las puertas de los ancianos y le llevan sus alimentos por ser vulnerables o los  estudiante que lejos de las aulas pezquizan buscando síntomas, llevando alivios.

Los que convidan a arrepentirse a estas alturas espero que hayan comprendido que su misión es imposible  e incluso aspiro a que ellos también puedan redefinirse como mejores seres humanos, teniendo mas respeto por  la tierra donde nacieron, que la necedad sea desterrada y que emprendan un camino recto de paz y de hermandad junto a sus semejantes, porque redefinirse para Bien hoy es sin dudas un imprerativo.

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.