La juventud en la mirada del Che

Spread the love

Santiago de Cuba, 8 oct.— El 8 de octubre de 1967 cayó Ernesto Guevara, ese día marca solo su desaparición fisica, es tan vital el Che en cada proceso, en cada uno de los momentos por los que ha atravesado la Revolución cubana desde que se sumó a ella, que resueltamente me niego en esta cuartilla a verlo como un ser inerte.

El Che se vincula a la lucha por la libertad de Cuba en 1956 contaba entonces con solo 28 años, lo hizo como un soldado de América, asi le gustaba autodenominarse y lo demostró. Él pensaba que la juventud tenia que ser capaz de transformar para bien su entorno, de asumir los asuntos más complejos, instó a los jovenes a sumarse a las tareas más comprometidas, a “ser el ejemplo donde se puedan mirar los hombres y mujeres de edad más avanzada que han perdido cierto entusiasmo juvenil”.

Foto: Internet

Por eso este 8 de Octubre lejos de imaginarlo exánime allá en la escuelita de la Higuera estoy sintiendo a nuestro Che vivo en los campos agrícolas impulsando la producción de alimentos para el pueblo, cuidando de la salud de los enfermos en los hospitales y centros de aislamientos, en las escuelas, fábricas, donde quiera que una obra requiera de manos precisas, de creatividad, a eso invitaba el guerrillero con su ejemplo personal.

Hoy cuando la juventud avanza en la consolidación del socialismo desde disimiles esferas, cuando las universidades se pintan de negro, de mulato, no solo entre los alumnos sino también entre los profesores, que se pintan de obrero y de campesino como él vaticinaba, cuando la ciencia se fortalece a través del espiritu de sacrificio también está el modelo del Che.

No podrán nunca con tanta fortaleza los que se empeñan en difamar del héroe porque su obra esta hecha y anda erguida por campos y ciudades con las armas del legendario guerrillero.

Su confianza en las nuevas generaciones que continuan cada tarea, es un hecho, asi como su aspiración cuando afirmó que depositaba en la juventud toda esperanza y serian los encargados de tomar en sus manos la bandera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *