Escaso aporte de agosto al período lluvioso en Cuba

Agosto es el segundo mes del período intraestival y antecedido por julio es uno de los dos que menos precipitación aporta al período lluvioso en Cuba, pronosticó el Centro del Clima, del Instituto de Meteorología.
Escaso aporte de agosto al período lluvioso en Cuba

La Habana, 1 ago.— Agosto es el segundo mes del período intraestival y antecedido por julio es uno de los dos que menos precipitación aporta al período lluvioso en Cuba, pronosticó el Centro del Clima, del Instituto de Meteorología.

De acuerdo con sus estimados para el octavo mes del año, se mantiene la notable influencia del fenómeno hidrometeorológico anticiclón del Atlántico Norte sobre el país, lo que condiciona que las lluvias sean relativamente escasas.

No obstante, aclaró que ocurren chubascos y tormentas eléctricas, principalmente durante la tarde y primeras horas de la noche, asociadas al paso de sistemas de la zona tropical, entre ellas, las ondas y las bajas tropicales, y al calentamiento diurno.

Es también una etapa en que comienza a incrementarse la actividad ciclónica sobre la nación, aunque la frecuencia de los huracanes que la afectan es sólo la mitad que la de septiembre.

Según cálculos del Centro del Clima, el valor de las precipitaciones en occidente será de 171,0 milímetros, en el centro 153,9 y en oriente 115,3.

La fase lluviosa en el país empieza en mayo, cuando se acumula aproximadamente el 74 % de su total, por lo que es habitual que se incremente de forma notable, siendo incluso abundante en ocasiones.

Pero sus meses más sobresalientes son mayo, junio, septiembre y octubre, en coincidencia con la temporada ciclónica que va de junio a noviembre en el área geográfica del océano Atlántico tropical, incluido el Golfo de México y el mar Caribe.

Tales precipitaciones dependen de la influencia de los sistemas migratorios de la zona tropical: las ondas del este y las bajas tropicales, y de su interacción con sistemas de latitudes medias, así como por la presencia de ciclones tropicales.

La actividad ciclónica, durante el primer trimestre del período en cuestión, por lo general es menor con respecto al segundo, donde se ha observado su auge, principalmente entre agosto y octubre.

Los aguaceros dependen de la influencia de los sistemas migratorios de la zona tropical, tales como las ondas y las bajas tropicales, y de su interacción con sistemas de latitudes medias. (Lino Luben Pérez)

 

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.