Preservemos la vida de la tierra

La nación cubana tiene entre sus prioridades la atención en toda su magnitud al medio ambiente. Así se constata, no solo en legislaciones establecidas y en numerosos programas, que forman parte de las prácticas cotidianas en cada tramo de su geografía, al amparo de instituciones de la Ciencia y en consecución con los diferentes contenidos.

Santiago de Cuba forma parte de toda la estrategia que desarrolla el país y llega a este 5 de junio con la satisfacción de revelar avances y el compromiso de potenciar aún más las acciones por una calidad ambiental superior.

Salvar al planeta deviene hoy, mucho más que saludo y reconocimiento al Día Mundial del Medio Ambiente, este 5 de junio, constituye un reclamo imperioso a todos los convivientes, ante tanto deterioro de los componentes naturales y la urgencia de restaurar y preservar nuestro extenso escenario de vida.

Año tras año se alerta del inminente peligro a que está sometida la humanidad más allá de los conflictos bélicos, de las hambrunas, de la insalubridad, de los poderes hegemónicos y sus ambiciones expansionistas, con las nefatas consecuencias que todo eso genera. Se trata, además, de los  graves daños que urgen revertirse en todo el sistema natural de la Tierra, fruto también de las incongruencias sociales.

Según se conoce, a escala mundial apremia desarrollar acciones conscientes que tributen a buscar soluciones ante la pérdida de la biodiversidad y el cambio climático, lo que lleva implícito, entre otras necesidades, la restauración de tierras y la desertificación antes los efectos de la sequía.

Y es que todo se relaciona, de ahí la necesaria comprensión de los organismos a instancia mundial y de los individuos, en particular, para unir recursos, inteligencias y nobles sentimientos, en razón de ayudar a restaurar los ecosistemas y, por ende, frenar los procesos de  degración de las tierras y recuperar sus capacidades de respuesta ante las  sequías, como una de las secuelas del cambio climático.

Se trata de un proceder imprescindible, en pro, también, de garantizar los niveles alimentarios de las naciones, porque, además, las tierras agrícolas, los lagos y los espacios naturales no están exentos de la amenaza.

El medio ambiente es nuestro amplio escenario de vida y como tal requiere de extremos cuidados, de protección y reversión posible de daños, a favor de toda la humanidad, de ahí que este año la celebración esté presidida por el lema: Restauración de la Tierra, resiliencia a la sequía y la desertificación.

El reto es para todos los seres humanos, desde la responsabilidad ciudadana de no agresión y cuidado a la tierra, la resiliencia necesaria ante la sequía y el aporte consciente a la preservación de nuestro planeta.

Autor

Destacadas
Comentarios
Los juristas son, en principio, servidores públicos imprescindibles.
Saludos desde México. La cultura de la previsión así como la calidad en el trabajo ayuda a los pueblos de…
Jornadas de trabajo intenso; en esta cobertura tuve la oportunidad de acercarme a personas revolucionarias y aman y honran la…
blank
Joel @ No todo está perdido
abril 11, 2024 at 1:44 am
Son los jóvenes quienes, en mayoría, llevan el mayor peso del quehacer cotidiano del país. Así ha sido siempre. No…
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x