Sesenta y un años atrás, EE.UU. rompía relaciones con Cuba

Margarita Piedra Cesar
Margarita Piedra Cesar
Jefa de redacción digital
Fue el 3 de enero de 1961, hace hoy 61 años, que el gobierno de Estados Unidos presidido entonces por el republicano Dwight Eisenhower, de forma unilateral, rompió sus relaciones diplomáticas con Cuba iniciando así un período de hostilidades hacia nuestro país que se extendió por más de medio siglo.
Sesenta y un años atrás, EE.UU. rompía relaciones con Cuba

Santiago de Cuba, 3 ene.— Fue el 3 de enero de 1961, hace hoy 61 años, que el gobierno de Estados Unidos presidido entonces por el republicano Dwight Eisenhower, de forma unilateral, rompió sus relaciones diplomáticas con Cuba iniciando así un período de hostilidades hacia nuestro país que se extendió por más de medio siglo.

Este hecho se produjo 17 días antes de que un nuevo Presidente, el demócrata John F. Kennedy, asumiera el sillón presidencial de la Casa Blanca luego de haber ganado las elecciones de noviembre de 1960, para sustituir al republicano Eisenhower después de ocho años ocupando la presidencia de Estados Unidos.

Eisenhower mantuvo siempre una posición hostil frente a la revolución cubana y trató de impedir por varias vías que el joven abogado Fidel Castro Ruz asumiera el poder en Cuba, brindando todo su apoyo moral y material al dictador Fulgencio Batista, tratando incluso, de que fuera eliminado físicamente mediante un agente del Buró Federal de Investigaciones infiltrado entre las fuerzas rebeldes en la Sierra Maestra.

De igual forma, prestó apoyo militar al tirano Batista que logró tener, gracias a Estados Unidos, uno de los mejores ejércitos de América Latina, para ser lanzado contra los rebeldes cubanos a fin de evitar el triunfo de la revolución.

La última jugada del gobierno de Eisenhower para impedir el triunfo de Fidel fue la de propiciar un golpe de estado contra Batista el 31 de diciembre de 1958, dejando en su lugar una Junta Militar para que asumiera el control de Cuba, maniobra que fue desbaratada el mismo primero de enero de 1959 debido a la huelga general decretada por la revolución y el avance victorioso de las fuerzas rebeldes por todo el país.

Después del triunfo de la revolución, el Presidente norteamericano Dwight Eisenhower inició una sistemática escalada de agresiones económicas, sabotajes, campañas de calumnias, tratando de sumir en un total aislamiento a la revolución cubana, además de organizar y financiar una invasión mercenaria a la isla que fue ejecutada por su sustituto John K. Kennedy en abril de 1961, constituyendo una bochornosa derrota para el imperio, cuyo nuevo presidente tuvo que asumir públicamente, no siendo él, como se dice el padre de la criatura.

Desde ese 3 de enero de 1961 en que Estados Unidos rompió unilateralmente su relación con Cuba, tuvieron que pasar 53 años, diez meses y 14 días hasta el pasado 17 de diciembre de 2014 cuando las dos naciones decidieron restablecer sus vínculos diplomáticos e iniciar un nuevo camino para el mejoramiento de las relaciones entre los dos países, lo que no ha sido posible, después de haber pasado por la Casa Blanca 15 administraciones, mientras que la Revolución Cubana sigue siendo la misma de entonces: indestructible.

 

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.