Ante Ómicron: preparados para lo que pueda ocurrir

Sierra Maestra
Sierra Maestra
Periódico del Órgano Oficial del Comité Provincial del Partido Comunista de Cuba en Santiago de Cuba.
En la actualidad muchos países ven con preocupación y con temor las noticias sobre la variante Ómicron y las autoridades sanitarias buscan la información actualizada sobre esta nueva cepa, la cual hasta el momento, resulta muy contagiosa; pero aparentemente menos virulenta que la Delta; aunque se mantiene bajo constante vigilancia y observación.
Ante Ómicron: preparados para lo que pueda ocurrir

Por Yanet Alina Camejo Fernández

Santiago de Cuba, 7 ene.— Las alarmas ya están activadas. La mayoría de las personas solo comentan: “Y de nuevo la Covid, cuando pensamos que ya íbamos a salir de ese tormento llega otra ola de la fatídica pandemia”.

Y sí amigos, las cifras de casos positivos están aumentando en la provincia de Santiago de Cuba, y aunque todavía no se ha confirmado la variante Ómicron –hasta el 6 de enero-, solo es cuestión de tiempo para su llegada al territorio.

Según refieren las últimas publicaciones científicas sobre la nueva cepa los síntomas iniciales son: irritación de garganta, fatiga, dolor de cabeza, secreción nasal, estornudos, lumbalgia, sudores nocturnos, molestias oculares, tos y fiebre, entre otros.

En Cuba, ya ha sido identificada con 93 casos confirmados y 10 provincias traducen no solo su presencia, sino su circulación en el territorio, generando una situación compleja.

En entrevista con el profesor y epidemiólogo Dr.C Luis Eugenio Valdés García, quien estuvo al frente del Grupo Técnico Asesor para la Covid-19 en la provincia señaló que:

“Hay que destacar que la Covid-19 puede producir reinfecciones, es decir no hay inmunidad duradera y además, personas vacunadas pueden sufrir la infección, aunque con manifestaciones menos severas y con menor riesgo de complicaciones y muertes”.

Podríamos decir que el panorama se torna triste, porque a simple vista hay muchas indisciplinas en las calles, las personas –no todas, diría que pocas- han relajado las medidas higiénicas y han bajado la percepción del riesgo.

Por eso es bueno recordar que “estos dos últimos años los santiagueros hemos sufrido tres olas epidémicas, la primera de estas con poco más de 35 días de duración, un saldo de 49 casos y tres fallecidos, mostrando un efectivo control gracias al trabajo del personal de salud, de los efectivos controles de foco y el desempeño del Consejo de Defensa Provincial y los organismos que apoyaron todas estas acciones y la participación popular, refirió Valdés.

“Estuvimos más de 180 días sin reportar casos en la provincia y no fue hasta los primeros días de noviembre de 2020 cuando comenzaron a registrarse nuevos casos y el inicio de la segunda ola epidémica, la cual se extendió hasta el 31 de mayo del 2021, registrándose en este periodo un total de 12 361 casos confirmados y 64 fallecidos, además de miles de ingresos, esta ola se caracterizó por la presencia de la cepa 614 G (China) y la Alfa o del Reino Unido; la aparición de brotes generados por casos introducidos, en especial durante los meses de diciembre y enero y una transmisión autóctona que generó brotes en centros de trabajo, instituciones y en algunas comunidades a punto de partida de actividades festivas, reuniones sociales y el relajamiento de las medidas de protección individual. En fin nos confiamos.

“La tercera ola, la más severa, la peor, se inició en junio y se extendió hasta el 31 de octubre de 2021, circularon dos cepas del virus, la Beta o sudafricana y la Delta o india, esta última caracterizada por su alta virulencia, lo que generó un total de 50 043 casos y 489 fallecidos, el 87,9 % del total de muertes ocurridas.

“Los expertos de nuestra provincia han expresado que la intervención con la vacuna, llevada a cabo tempranamente en nuestro territorio, pudo evitar la ocurrencia de unos 240 000 casos más de la enfermedad y unos 1 920 fallecidos.

“En aquel fatídico momento, no alcanzábamos los niveles de inmunización que hoy ostentamos los santiagueros, se han aplicado 2 284 618 dosis de vacunas, 680 049 personas cuentan con esquema completo, lo que traduce un nivel inmunitario del 81,4 % de la población, además de unas 31 000 personas con dosis de refuerzo aplicada. Este fue el milagro de nuestras vacunas, que lograron en el momento más crítico, ante la cepa más contagiosa y virulenta que arribó al país, detener y parar la epidemia”, señaló.

En la actualidad muchos países ven con preocupación y con temor las noticias sobre la variante Ómicron y las autoridades sanitarias buscan la información actualizada sobre esta nueva cepa, la cual hasta el momento, resulta muy contagiosa; pero aparentemente menos virulenta que la Delta; aunque se mantiene bajo constante vigilancia y observación.

Comentaba Valdés que también en el mundo se habla de las “Fluronas”, infecciones mixtas de virus respiratorios y SARS-Cov2, por eso la alerta ya que en las últimas semanas no han sido pocos los santiagueros con cuadros respiratorios (IRA), catarro o gripe, con PCR negativos al SARS CoV.

“Aquí vale una reflexión, estas infecciones se transmiten de forma similar al nuevo coronavirus y pueden complicarse y matar igual que la Covid, esto nos llama a un elemental razonamiento ¿Por qué otras infecciones similares a la Covid están aumentando?

“Una buena respuesta seria: NOS ESTAMOS DESCUIDANDO, ESTAMOS VIOLANDO MEDIDAS DE PROTECCION ELEMENTALES… Y ESO… PUEDE SER PELIGROSO, sentenció.

“Ahora los científicos hablan de un término reciente: “La mutagénesis letal”, la que definen como el proceso que se lleva a cabo en los virus para provocar o realizar mutaciones en su estructura, estos especialistas consideran que con la cantidad de mutaciones sufridas por el SARS- Cov2, a este agente le queda poca capacidad para mantener esta propiedad. Ya se habla del principio del fin, incluso se generan nuevos medicamentos antivirales que estimulan esta mutagenesis letal” concluyó Valdés.

Nada, hay que estar preocupados; pero también ocupados para estar preparados por lo que pueda ocurrir.

No hemos llegado al capítulo final de esta novela; pero hoy estamos más preparados, conocemos más de este enemigo y sabemos cómo podemos evitarlo y vencerlo.

Tenemos buen nivel de protección con vacunas, además un pueblo con alto nivel de instrucción, de preparación, de organización, de conciencia.

Sabemos que necesitamos continuar con las actividades económicas, que no podemos mantener medidas que paralicen el desarrollo y la subsistencia del país, pero si podemos, con disciplina e inteligencia mitigar y reducir significativamente los efectos negativos de la Covid-19, como: uso del nasobuco o mascarilla, lavado y desinfección periódica de las manos, distanciamiento personal, evitar aglomeraciones, acudir a los servicios de salud ante síntomas, en especial los pacientes vulnerables (presencia de co-morbilidades y edad mayor de 60 años).

 

Facebook Twitter

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.