En marcha programa de eficiencia energética en sistemas de generación de vapor

El Grupo de Refrigeración y Calderas y la Oficina Nacional de Uso Racional de Energía (Onure) trabajan de conjunto en un programa de eficiencia energética en los sistemas de generación de vapor, proceso requerido en diferentes actividades productivas o de servicios.
En marcha programa de eficiencia energética en sistemas de generación de vapor

Santiago de Cuba, 28 mayo.—El Grupo de Refrigeración y Calderas y la Oficina Nacional de Uso Racional de Energía (Onure) trabajan de conjunto en un programa de eficiencia energética en los sistemas de generación de vapor, proceso requerido en diferentes actividades productivas o de servicios.

Especialistas de Onure en la provincia de Santiago de Cuba señalaron a la Agencia Cubana de Noticias que el territorio cuenta con 158 calderas de vapor, que como promedio tienen 37 años de explotación y los mantenimientos están afectados por déficit de recursos, lo cual perjudica su buen funcionamiento y eficiencia.

Es por ello, explicaron, que ocurren salideros de vapor, agua y combustibles, existen tramos de tuberías de vapor, agua caliente y condensado sin aislamiento térmico y equipos y accesorios en mal estado técnico, entre esos bombas de agua y combustible, válvulas reguladoras, trampas de vapor, chimeneas y quemadores.

Todo lo anterior ocasiona que algunas plantas de tratamiento de agua no aseguren los parámetros adecuados de operación, precisaron.

Existen ejemplos de calderas declaradas eficientes como las del hotel Meliá Santiago de Cuba y la planta procesadora de soya, por citar solo dos.

Inicialmente fueron seleccionadas cuatro salas de calderas del territorio para implementar el programa puesto en marcha en el país y son las pertenecientes a las fábricas de aceite y de compotas y los combinados cárnico y lácteo.

Su objetivo es lograr la certificación a través de procedimientos y reparaciones que permitan generar ahorro de combustible y mejoras en los indicadores de desempeño energético.

Este programa cuenta con tres etapas, siendo la primera la de Diagnóstico, en la cual se encuentra ahora Santiago de Cuba, que comprende el análisis de los consumos de carburantes, los niveles de actividad, las horas trabajadas y la evaluación de las pérdidas de vapor en las redes de distribución.

Además, la revisión del cumplimiento de 20 aspectos establecidos para obtener la certificación.

La etapa siguiente es la de Evaluación, que se establece luego de culminados los mantenimientos en las calderas seleccionadas y, finalmente, la de Certificación.

De suma importancia resulta este programa, ya que los sistemas de generación de vapor constituyen potenciales fuentes de ahorro de portadores energéticos derivados del petróleo.

También propician la disminución de las emisiones de gases contaminantes al medio ambiente.

Se trata de un correcto control y reducción del consumo de combustible y la máxima eficiencia en las 60 salas de calderas seleccionadas en el país, en las cuales se desarrollarán acciones de capacitación, reparación, actualización tecnológica, mantenimiento sistemático y adecuado régimen de operación. (Marlene Montoya Maza)

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.