La fuerza de un país

El popular dúo Buena Fe nos tiene acostumbrados a los cubanos a éxitos en canciones que transmiten el sentir de los seres humanos en todas las esferas de la vida, así nos han llegado entre otras, Pataki de libertad, papel en blanco, quién soy yo, valientes, dame guerra, miedos y su más reciente creación la fuerza de un país, dedicada a los científicos que han trabajo en la producción de las vacunas contra la Covid-19.
La fuerza de un país

Santiago de Cuba, 14 abr.— El popular dúo Buena Fe nos tiene acostumbrados a los cubanos a éxitos en canciones que transmiten el sentir de los seres humanos en todas las esferas de la vida, así nos han llegado entre otras, Pataki de libertad, papel en blanco, quién soy yo, valientes, dame guerra, miedos y su más reciente creación la fuerza de un país, dedicada a los científicos que han trabajo en la producción de las vacunas contra la Covid-19.

Hoy después de haber sido vacunada con la segunda dosis del ensayo clínico Abdala pensaba justamente en la fuerza de un país que se levanta a pesar de los pesares, en cuanta veracidad en la letra de Buena Fé que se la dedica a los científicos de la isla pero encierra justamente un país.

La doctora Yisel Romero Pérez, una joven espigada y sonriente con seis años de graduada y especialista en Medicina General Integral es una de las que ha trabajado durante los largos meses de la Covid-19 en el enfrentamiento a la pandemia en el área de salud del Reparto 30 de Noviembre en Santiago de Cuba, ella junto al resto de sus compañeros asumen a los voluntarios que ya en la segunda dosis de Abdala llegan hasta allí con la esperanza de garantizar su salud y la de las familias.

Yisel accedió después de atender a un grupo de pacientes a dialogar con esta reportera brevemente sobre sus experiencias en esta misión.

Nos contó que ya hace más de un mes está trabajando en el ensayo pero antes estuvo en la parte destinada en el policlínico para atender a pacientes que llegaran con síntomas relacionados con la Covid-19, confesó haber sentido temores sobre todo al inicio de la pandemia en esa zona, pero siguiendo todos los protocolos ni ella ni sus compañeros se enfermaron.

La Doctora Yisel Romero tiene una niña pero cuenta con el apoyo de su familia para su cuidado porque en ocasiones ha llegado a altas horas de la noche a su casa o ha debido asumir sus guardias, es difícil por las limitaciones que trae el no poder abrazar y besar a su pequeña como en tiempos normales pero confirma que su responsabilidad y deber así lo exigen.

Sus ojos toman un matiz especial y hace un leve silencio mientras mueve entre sus manos el bolígrafo, entonces aprovecho para preguntarle qué espera de Abdala y el resto de las vacunas que los científicos cubanos han puesto a disposición del pueblo.

Se recupera con agilidad para decirme casi conclusiva y convincente. Espero que las vacunas tengan efectividad y eficiencia porque se han destinado innumerables recursos materiales y humanos para garantizar la futura inmunización del pueblo, no han existido reacciones adversas de gran magnitud, la población acude confiada y eso es un compromiso que no se puede defraudar, aquí estamos siempre trabajando en el ensayo, mientras haya un paciente, no importa la hora para que todo se cumpla como debe ser.

Cuánta razón en la letra de Buena Fe reafirmo ante la seguridad y el trabajo de la Doctora Yisel Romero Pérez y sus compañeros:

En este envase
Hay desvelos, sobrecargas
De estrellas hoy encendidas
Por aquel sol de luz larga
En esta dosis
Están la fe y la fuerza de un país,
Más protegido, más inmune
Más feliz.

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.