Radio Rebelde, codo a codo con la lucha y la historia

Spread the love

Solo unos 20 minutos duró la transmisión inicial de Radio Rebelde aquel 24 de febrero de 1958, desde el remoto paraje de Altos de Conrado, en la casa de un campesino ubicada en las montañas de la Sierra Maestra, que acogía la indetenible guerra liberadora librada allí desde fines de 1956 bajo la dirección del líder Fidel Castro.

Fue el Comandante Ernesto Che Guevara el jefe guerrillero clave en la fundación y concreción de esa emisora, comprometida a partir de ese día histórico y sin fallar nunca desde entonces, con la verdad y sobre todo la información más precisa y objetiva sobre los combates del Ejército Rebelde nacido tras la llegada de la expedición del yate Granma.

Hay que detenerse en el acto primigenio del 24 febrero, fecha escogida en homenaje al inicio en 1895 de la última campaña por la independencia contra el colonialismo, convocada desde el exilio por José Martí, razón que se exaltó en el breve editorial leído por el director de la estación radial, el capitán Luis Orlando Rodríguez.

Tras las notas del Himno Invasor, se informó sobre los resultados del combate de Pino del Agua, librado por la columna del Che y sobre otras acciones de los combatientes en distintos enclaves.

También el director explicó el servicio que la emisora pretendía ofrecer al pueblo cubano desde la clandestinidad, que también incluía partes informativos certeros sobre acciones realizadas en el llamado llano, en pueblos y ciudades, contra la dictadura de Fulgencio Batista, cuyo aparato represivo y de inteligencia mentía y ocultaba sistemáticamente lo referente a la consolidación de la guerra libertaria.

La estación inicial, cuyos equipos y planta eléctrica fueron subidos y depositados el 17 de febrero en el campamento de Pata de la Mesa dirigido por el Che, contaba con un transmisor de marca Collins, modelo 32-V-2, de mediana potencia, de unos 120-130 watts. El generador de electricidad que le daba soporte también respaldaba a un tocadiscos y una bombilla.

Un ensfuerzo que puede parecer común, pero que fue hecho por senderos escarpados e intransitables, al bordo de abismos, por donde a veces solo las arrias de mulos podían pasar con bien.

Sin embargo, aunque en la primera emisión todavía no tenía la identificación: “Aqucní, Radio Rebelde”, popularizada luego en la vibrante voz de la actriz guerrillera Violeta Casals, la incipiente Radio Rebelde, desde su humilde cuna serrana, marchaba hacia su futuro multiplicador, pues pronto sirvió de enlace mediante los equipos de varias columnas guerrilleras y estimuló el nacimiento de una red informativa muy eficaz hacia el final de la guerra.

El año 1958 fue decisivo para el combate insurreccional cubano, como se sabe. Fue el período en que el tirano Fulgencio Batista desató primero una criminal ofensiva dirigida a los emplazamientos del Ejército Rebelde, contra los que arrojó cuantiosas bombas y metralla, descargados por su aviación.

Al mismo tiempo hizo más cruel la persecución, las torturas y asesinatos contra los implicados en la lucha clandestina en ciudades heroicas como Santiago de Cuba, La Habana y todo el país. (Por Martha Gómez Ferrals)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 2 =