Las mujeres del Moncada: Melba y Haydée

Margarita Piedra Cesar
Margarita Piedra Cesar
Jefa de redacción digital
Melba y Haydée fueron las mujeres que participaron en el asalto al cuartel Moncada en la madrugada del 26 de julio de 1953. Revolucionarias y patriotas, dieron todo de sí en los preparativos de la acción que marcaría la ruta a seguir hasta la liberación total de la patria.
Las mujeres del Moncada: Melba y Haydée

Santiago de Cuba, 20 feb.— Melba y Haydée fueron las mujeres que participaron en el asalto al cuartel Moncada en la madrugada del 26 de julio de 1953. Revolucionarias y patriotas, dieron todo de sí en los preparativos de la acción que marcaría la ruta a seguir hasta la liberación total de la patria.

En la memorable madrugada del 26 de julio de 1953, Abel Santamaría le dijo a su hermana Haydée y a Melba, que la mujer revolucionaria debía ser exigente con ella misma, mantener la moral más alta que nunca, pues “ustedes son las primeras y por el ejemplo de ustedes las demás mujeres van a sumarse o no a la lucha”.

Melba con 32 años y Haydée con 33, tenían la misión de ocupar el hospital Saturnino Lora. Luego del ataque fueron detenidas y condenadas a siete meses de cárcel y trasladadas a la cárcel de Mujeres de Guanajay. No fueron nada fáciles para ellas los meses de presidio antes y después del juicio, pero nunca perdieron la esperanza y el optimismo de que lo ocurrido el 26 de julio no era el final de la lucha y esperaban ansiosas el cumplimiento de la condena para reiniciarla.

Cuando salieron, el 20 de febrero de 1954 se incorporaron de lleno a la lucha nuevamente. Su primera misión fue divulgar clandestinamente el Mensaje a Cuba que Sufre, manifiesto donde Fidel explica al pueblo cómo fueron brutalmente asesinados sus hermanos. Sin embargo, su misión más trascendental sería editar y distribuir la Historia Me Absolverá, que el líder de la Revolución reconstruyó en la prisión de Isla de Pinos e hizo sacar de la cárcel hoja a hoja.

Estas valerosas mujeres, Marianas de otros tiempos, no cejaron ni un instante en el combate revolucionario, Haydée dirigiendo la lucha clandestina junto a Frank País en Santiago de Cuba, y Melba en Méjico participando junto a Fidel en los preparativos de la expedición del Granma. Después, ambas volvieron a reunirse en la Sierra Maestra como guerrilleras. Ni la muerte las pudo separar, Melba Hernández nació el 28 de julio de 1921, y Haydée Santamaría murió en 1980 el día en que su compañera de luchas cumplía 59 años de edad.

Al triunfo de la Revolución emprendieron nuevas tareas que supieron cumplir con honor. Ambas descansan hoy junto a sus demás compañeros en el Mausoleo a los Mártires del 26 de Julio, en el cementerio Santa Ifigenia de Santiago de Cuba.

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.