Preservar la historia deber insoslayable

Preservar la historia deber insoslayable

Santiago de Cuba, 2 dic.— Cuando se piense antigua o manida una historia hay que volver a las esencias; para qué fueron útiles, qué objetivos perseguían, quienes la protagonizaron y el por qué. Pensar la historia de Cuba supone un reto para cada generación, para los jóvenes descubrirla y hacerla suya, y para los más adultos no olvidarla y defenderla.

Antes de Enero de 1959 y a partir del Moncada, se sucedieron una estela de hechos cada vez más importantes que fueron trascendiendo hasta alcanzar finalmente la victoria. El yate Granma, 82 hombres arriesgándolo todo frente a un mar tormentoso, el desembarco entre manglares, la sorpresa de un combate desigual en Alegría de Pío, la exclamación viril del Comandante Almeida con aquel !Aquí no se rinde nadie! y los sueños, la ilusión de transformar un país a favor del pueblo como única convicción.

El 2 de diciembre fue el comienzo de una lucha tenaz, difícil y el tiempo a partir de entonces, permitió que las montañas del oriente cubano se volvieran cómplices de una causa que fue sumando adeptos de todos los credos y clases sociales hasta la victoria.

Cuando se piense que este fragmento de la historia es un pasaje más, observemos nuestro entorno, 64 años no han mermado el deseo de construir un mejor país donde hombres y mujeres tienen iguales derechos, donde no hay cabida para la desigualdad, la violencia, la mentira y la deslealtad.

Hacer Cuba y pensar como país es mantenernos unidos y convencidos de que cada uno de aquellos sacrificios siguen consolidando el recuerdo del Granma que navega hacia puerto seguro, no hay dudas, no importa que el mar siga embravecido.

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.