Niños que bailan danzòn en la tierra de Eliades Ochoa

Niños que bailan danzòn en la tierra de Eliades Ochoa

Santiago de Cuba, 10 mar .— ¿Por què el danzón sigue siendo el baile nacional si ya no lo bailan más que en contados clubes? tal cuestionamiento parece sensato pero ir a la raíz del asunto trae razones de altura màs allà de las del propio Simpson.

La respuesta podrían tenerla instructores de arte, niños y añosos bailadores quienes se reúnen en Songo – La Maya para realizar el evento Danzoneritos. Seis años cuenta ya de fundado el encuentro auspiciado por la Casa de cultura Juan Lopez Rizo de La Maya, Cultura Municipal y la Brigada Jose Martí.

El club del danzòn local ya tiene 17 años, ese es el pilar de mayor peso; 15 parejas de añosos bailarines se reúnen para recordar, sobre todo, a Gonzalo Rubalcaba quien le da nombre al citado club songo mayense.

Los instructores lograron insuflar el apego al danzòn a los màs pequeños. Niurvis Castro Martínez, Comunicadora de cultura en Songo – La Maya dice que es una manera de mantener vivo el danzòn , y lo han logrado.

Danzoneritos agrupa a pequeños quienes muestran destreza en el baile y son premiados precisamente por ello. Los pequeños de secundaria básica y primaria se reconocen en un baile de màs de un siglo, creado por el matancero Miguel Failde y que además es parte de la historia cubana.

Según trascendió en el evento, fue el danzòn el que traído de desde la contradanza, insinuado por Manuel Saumell y consumado por Miguel Failde llegó a los salones cubanos con traza totalmente criolla. Sin el miriñaque en la falda de la mujer, con la guayabera cubanísima y con la cercanía de las parejas, el dazòn sirvió además para que secretos de guerra llegaran a los mambises mientras el baile acompasaba el dolor y la esperanza cubanas.

Durante el Danzoneritos se habló además de una fecha errónea que se ha hecho casi oficial. Hasta plataformas como Wikipedia dan por sentado que el danzòn surgió 1 de enero de 1879, mientras autores como Alejo Carpentier o Leonardo Acosta dicen que ya existía antes.

El evento Danzoneritos de Songo – La Maya trae anualmente la respuesta de por què sigue siendo el danzòn el baile nacional cubano.

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Un comentario

  1. Me alegra mucho conocer de esta experiencia fruto del trabajo que han realizado los Instructores de Arte, la Casa de Cultura y el Club Amigos del Danzón en la localidad. Soy resultado del trabajo con los niños desde temprana edad, nada puede sustituir el papel de la familia, la escuela y las casas de cultura en la salvaguarda de nuestras expresiones culturales más raigales.
    ¡Mis felicitaciones para todos!
    Gracias a la prensa por hacerse eco de iniciativas y actividades de este tipo.

    Sobre la fecha del primero de enero de 1879, existe, además de las fuentes citadas, mucha información que permite afirmar que existía desde mediados del siglo XIX en Matanzas un tipo de baile llamado danzón, hay testimonios en la prensa de la época (Aurora del Yumurí) que describe sus dinámicas y el impacto social que generó, se dice que incluso se cantaba a viva voz. Desde los barrios más humildes hasta las casonas señoriales, en carnavales y fiestas, el danzón se fue extendiendo. El joven Miguel Failde recibe el encargo de crear una música para acompañar ese baile, tras varios intentos da con lo que conocemos hoy como “Las Alturas de Simpson”, el valor de esta obra es que define la estructura y morfología básica del danzón, con claros antecedentes en la habanera, contradanzas y danzas, es por eso que muchos entendidos lo nombran creador musical del danzón. Esa partitura fue “estrenada oficialmente” en el otrora Liceo Artístico y Literario de Matanzas (hoy Sala White) el primero de enero de 1879. Es ese el valor de esa fecha, que ha sido recogida en la historia de nuestra música.

    ¡Gracias por escribir sobre danzón!

    Ethiel Failde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.