Batalla de Peralejo asestó una importante derrota al ejército español

Margarita Piedra Cesar
Margarita Piedra Cesar
Jefa de redacción digital
Batalla de Peralejo asestó una importante derrota al ejército español

Hoy se cumplen 124 años de a Batalla de Peralejo que tuvo lugar el 13 de julio de 1895, calificada como una de la más cruenta de las guerras independentistas cubanas y que por demás, tiene el mérito histórico de haber puesto frente a frente, pero esta vez armas por medio, a los dos protagonistas de la Protesta de Baraguá, los generales Arsenio Martínez Campos y Antonio Maceo Grajales.

Cuentan que ese día una columna española de 1500 hombres escoltaba al Capitán General de la isla, Arsenio Martínez Campos, que se dirigía de Manzanillo a Bayamo y enterado el Titán de Bronce, emboscó a sus tropas atacando a los colonialistas en el lugar conocido por Hondonada de Peralejo, a 15 kilómetros de la villa bayamesa.

Fue este un combate fiero que se extendió por más de seis horas y ante el empuje de los mambises al mando del General Antonio Maceo, los soldados españoles huyeron del lugar a toda marcha, dejando 400 muertos y heridos además de numerosos pertrechos de guerra, que pasaron a manos de los insurrectos.

Dicen que el propio Gobernador de la Isla escapó milagrosamente de caer en poder de los hombres del General Antonio, ya que logró disfrazarse de campesino para poder evadir a los cubanos en horas de la noche. Por su parte, el jefe de la columna General Fidel Alonso Santos Cilde pereció en la batalla.

A partir de ese momento, los soldados españoles no saldrían de sus bases fortificadas si no era integrando numerosas y bien dotadas fuerzas capaces de resistir los embates de las huestes mambisas.

El Combate de peralejo y sobre todo su heroica victoria puso de manifiesto una vez más, que frente al más poderoso ejército la fuerza de la razón y la justicia siempre pueden aspirar a la victoria, además de que mostró la extraordinaria capacidad estratégica-militar del Mayor General Antonio Maceo, el mismo que enfrentó a Martínez Campos en Baraguá y le hizo saber entonces, que la revolución no estaba acabada sino que se mantenía en pie.

El 13 de julio de 1895, cuando escapaba de las armas mambisas en Peralejo el General Arsenio Martínez Campos comprendió cuánto de razón había en la vigorosa protesta del General Antonio, 17 años atrás en los Mangos de Baraguá, por el ominoso Pacto del Zanjón.

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.