Lectura de Martí a los emigrados cubanos en Steck Hall

Margarita Piedra Cesar
Margarita Piedra Cesar
Jefa de redacción digital
Lectura de Martí a los emigrados cubanos en Steck Hall

Santiago de Cuba, 24 ene.— “El deber debe cumplirse sencilla y naturalmente”, así comenzó el 24 de enero de 1880, hace hoy 142 años en el Steck Hall, de Nueva York, la lectura patriótica de José Martí a los emigrados cubanos residentes en esa ciudad norteamericana, lo cual marcó el inicio de su propaganda revolucionaria en el extranjero, con el pensamiento puesto en la guerra necesaria que él organizaría años después, para arrebatarle a España la independencia de la isla ante la imposibilidad de aspirar a ella por otras vías.

Martí había regresado a Estados Unidos en 1879 después de haber sido deportado por segunda ocasión por las autoridades españolas de la isla, a la cual había regresado tras el Pacto del Zanjón, siendo muy doloroso para él dejar en Cuba a su esposa y a su pequeño hijo José Francisco, así como a Doña Leonor, la madre y sus siete hermanas, que no solo querían tenerlo a su lado, sino que aspiraban a que pudiera ayudarlas económicamente.

En ese discurso del Steck Hall a los emigrados, Martí señalaría también que “esta no es solo la revolución de la cólera, es la Revolución de la reflexión”, en tanto combate las falsas promesas españoles respecto a Cuba a la vez que insiste en sus principios y empeños separatistas, al pedir la unión de todos los cubanos honrados, sin distinción de raza o clase para la nueva batalla.

Esa unión, tanto de las viejas generaciones como los que combatieron en la guerra de 1868, como la de los Pinos Nuevos, generación que había nacido y crecido añorando su propia patria, sería uno de los principios que conducirían a José Martí, en 1892, a la creación del Partido Revolucionario Cubano para agrupar a todos los que estuviesen dispuestos a luchar por la independencia y para dirigir la guerra contra España, terrible, pero necesaria.

En esa lectura patriótica del 24 de enero de 1880, en el Steck Hall, de Nueva York, Martí expresa además que” adivinar es un deber de los que pretenden dirigir. Para ir delante de los demás, se necesita ver más que ellos”, y luego precisa “ignoran los déspotas que el pueblo, la masa adolorida, es el verdadero jefe de las revoluciones.

Esta etapa preparatoria de la Revolución Cubana iniciada hoy hace 142 años, se extendió por 15 años y abarcó más de una veintena de países hasta que el Apóstol llevó a Santo Domingo en marzo de 1895, donde junto a Máximo Gómez firmó el Manifiesto de Montecristi, devenido en la piedra angular programática de la nueva contienda, destacando la necesidad de una guerra necesaria y breve, no contra el pueblo o el simple ciudadano español, sino contra el régimen colonial que oprimía y esclavizaba a la patria.

 

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.