Miden desplazamientos de la corteza terrestre al suroeste de la región oriental

Miden desplazamientos de la corteza terrestre al suroeste de la región oriental

Santiago de Cuba, 26 may.— Dos estaciones temporales en el sur de Sierra Maestra efectúan mediciones geodinámicas con equipos de sistemas satelitales de navegación global (GNSS) para conocer el desplazamiento de la corteza terrestre.

El Doctor en Ciencias Enrique Diego Arango Arias, vicedirector técnico del Centro Nacional de Investigaciones Sismológicas, expresó que esos estudios responden a la necesidad de profundizar en este tema, tras el terremoto

del 28 de enero de 2020, de magnitud 7.7 en la escala de Richter, a más de 100 km al oeste de Cabo Cruz, en la provincia de Granma.

Estas investigaciones forman parte del proyecto Prest, financiado por el programa Interreg Caraibe, de la Unión Europea, en colaboración con los laboratorios Géoazur y Get, de la Universidad Cote d’Azur, de Niza y Toulouse, en Francia.

Puntualizó Arango que la mayorías de las otras estaciones de posicionamiento global satelital (GPS) continuas son parte del proyecto CocoNet, incorporado a la Red de las Américas, así como la cooperación de GeoCuba en el aporte de información de unidades GPS en el país.

Según se completen estos datos serán procesados en conjunto con otros registrados por estaciones dentro y fuera de Cuba y se recogerá en un mapa los desplazamientos de varios puntos GPS y sus alrededores después del 28 de enero.

Apuntó también que este registro no tiene relación con la actividad sísmica anómala desde el 17 de mayo al suroeste de Chivirico, en la falla Oriente, pues el sismo del 28 de enero se vincula con otro segmento de falla que rompió en dirección de movimiento de la placa de Norteamérica, de este a oeste.

La falla Oriente posee una importante energía acumulada, los sismos ocurren en movimientos cíclicos de acumulación y liberación de ella, pues en nuestro límite la falla no tiene un movimiento diferencial alto, en comparación con otros limites de placas, y la ocurrencia de un terremoto fuerte es espaciado en el tiempo, comentó el científico.

Santiago de Cuba sufrió el ultimo evento tectónico fuerte al sur de la región oriental en 1932, que provoco daños de VIII grados de intensidad. En la actualidad existen las condiciones para un sismo moderado o fuerte en cualquier sector de la falla Oriente, pero en materia de sismología no es posible pronosticar, de ahí la importancia de estar preparados ante estas situaciones y eliminar las vulnerabilidades en las construcciones. (Claudia María Delgado Torres)

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.