Los combatientes del 30 de noviembre vistieron de verde olivo y levantaron en armas a Santiago de Cuba

El 26 de agosto de 1956, se llevó a cabo una reunión en la ciudad de México entre Fidel Castro, líder del Movimiento 26 de Julio, y José Antonio Echeverría, jefe del Directorio Revolucionario. Durante este encuentro acordaron que la revolución llegaría al poder «libre de compromisos e intereses, para servir a Cuba en un programa de justicia social, libertad y democracia, respetando las leyes justas y reconociendo la plena dignidad de todos los cubanos».

Posteriormente, el 30 de octubre de 1955, en presencia de alrededor de 800 cubanos reunidos en el hotel Palm Garden de Nueva York, Fidel proclamó: «Puedo informarles con toda responsabilidad que en el año 1956 seremos libres o seremos mártires». Un año después de esta proclamación, el 25 de noviembre, zarpó el yate Granma desde Tuxpan con 81 expedicionarios rumbo a la Sierra Maestra en el oriente cubano.

Mientras tanto, en Santiago de Cuba, Frank País García, destacado líder del Movimiento 26 de Julio, organizaba un levantamiento armado para el 30 de noviembre con el objetivo principal de apoyar el desembarco de los expedicionarios liderados por Fidel, conscientes de la importancia de distraer y evitar que las fuerzas de la dictadura frustraran la llegada de la expedición, cuyos miembros estaban decididos a iniciar la insurrección armada contra la dictadura de Fulgencio Batista.

El levantamiento «se llevaría a cabo una vez que se tuviera certeza del desembarco», aseguró Fidel, pero las circunstancias no se dieron como se esperaba. Quizás confiando en que no habría contratiempos, el plan previamente elaborado por Frank País y los jefes del movimiento en Santiago de Cuba se puso en marcha: se atacó la Policía Nacional en la Loma del Intendente y la Policía Marítima en el Puerto, sin embargo, el retraso de dos días en el desembarco permitió que el ejército batistiano actuara contra el levantamiento popular el 30 de noviembre y contra los expedicionarios el 2 de diciembre en Alegría de Pío.

Los revolucionarios se vistieron con el uniforme verde olivo y el brazalete rojinegro del 26 de julio y se alzaron en armas en toda la ciudad.

Aunque los objetivos planeados no se lograron y valientes combatientes como Tony Alomá, Pepito Tey y Otto Parellada perdieron la vida durante las acciones, los cubanos conocieron de los sucesos ocurridos en Santiago y del compromiso inquebrantable de sus hijos con la continuidad de la revolución.

Autor

Destacadas
Comentarios
Los juristas son, en principio, servidores públicos imprescindibles.
Saludos desde México. La cultura de la previsión así como la calidad en el trabajo ayuda a los pueblos de…
Jornadas de trabajo intenso; en esta cobertura tuve la oportunidad de acercarme a personas revolucionarias y aman y honran la…
Joel @ No todo está perdido
abril 11, 2024 at 1:44 am
Son los jóvenes quienes, en mayoría, llevan el mayor peso del quehacer cotidiano del país. Así ha sido siempre. No…
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of

2 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Tanta entrega de una juventud revolucionaria, dificilmente será olvidada. ¡Gloria eterna a los héroes y mártires del 30 de noviembre!. Ese día el locutor de la emisora CMKC de Santiago de Cuba, Noel Pérez Batista, orientado por la combatiente Vilma Espín, por orden de Frank País García, trasmitió los partes de las acciones combativas que se efectuaron…”, hasta que el ejército vino e interrumpió la transmisión, aseguró Noel.

Somos herederos de esa tradicion de lucha y de los ideales por los que cayeron combatiendo Otto Parellada, Tony Alomá y Pepito Tey.

2
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x