Educar al pueblo para la efectividad de la ley

Una etapa de transformación medular en la concepción, procedimiento y estructuras de comunicación de los órganos locales del Poder Popular, ha quedado abierta con la aprobación de la Ley de Comunicación Social.

Según se puntualizó, recientemente, en el parlamento cubano, este documento legislativo, es el único de su tipo en la historia de nuestro país, involucra en su aplicación a toda la sociedad. En tal sentido cobra vital importancia en lo que se refiere al trabajo del Poder Popular, sobre todo por su campo de acción en las comunidades.

“Es fundamental y necesario, expresó Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, que junto con esta ley, y a favor de su implementación más efectiva, se promueva e impulse la educación para la comunicación y la alfabetización mediática e informacional de nuestro pueblo”,

Hasta ahora,  en las asambleas provinciales y municipales del Poder Popular han existido departamentos o figuras dedicadas a la comunicación, quienes han encaminado el trabajo sin poseer las necesarias herramientas para el ejercicio comunicacional, ni una normativa académica para lograr los propósitos trazados.

En el análisis y discusión de la Ley se acentúa cuán substancial será la preparación de los actores encargados de ejercer la comunicación, no solo a instancia de las asambleas provinciales y municipales, sino en la propia figura del delegado con el liderazgo que le corresponde en la política de comunicación. Y es que la garantía del éxito estará en la capacitación que reciban para tal emprendimiento.

Díaz-Canel también puntualizó como una necesidad imperiosa, “dotar a la población de conocimientos, capacidades y herramientas para una valoración y comprensión crítica de las lógicas de funcionamiento de los Medios, además de potenciar y facilitar el acceso a ellos y a las tecnologías de la información y las comunicaciones”.

Al dominar la Ley, la población estará en condiciones de comprender mejor el cómo y el porqué de cada proceso, las razones objetivas y subjetivas de las difíciles circunstancias que hoy atravesamos y eso tributará a la unidad y al fortalecimiento de  nuestro proyecto económico y social, cada vez superior. La voluntad y el sentido de pertenencia, siempre estarán y, a la par, un proceder consciente con la fuerza de nuestra verdad. A eso se refiere el arduo trabajo comunicacional que tenemos por delante en todos los ámbitos de la sociedad.

No basta crear una norma jurídica de obligatorio cumplimiento, si la población no la conoce, no la estudia y no domina sus objetivos, como se significó, en el Parlamento en el análisis precedente a su aprobación.

Sucede que esta Ley involucra a todos porque así está concebida, porque trasversaliza todos los procesos, de ahí su trascendencia, sobre todo en momentos de crisis económica y de una guerra mediática dirigida a socavar la confianza del pueblo en la Revolución; propicia confusión y pone toda la maquinaria mediática imperial para alimentar el descrédito y, por demás,  aniquilar a todos los cubanos con el criminal bloqueo.

Al decir de la doctora Hilda Saladrigas, Díaz-Canel acentuó: “Cuba en su particularidad, puede y debe hacer las prácticas todas y las comunicativas sociales, de modo diferente, de modo revolucionario”.

Autor

Destacadas
Comentarios
blank
Joel @ No todo está perdido
abril 11, 2024 at 1:44 am
Son los jóvenes quienes, en mayoría, llevan el mayor peso del quehacer cotidiano del país. Así ha sido siempre. No…
El secretismo no es política de estado, sin embargo, hay directivos en entidades que lo practican...
Hay que adelantarse a los acontecimientos. La ingenuidad en la comunicación, cuesta.
Una realidad latente; hay que cumplir la máxima de estar por delante de la noticia.
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x