Japón, tricampéon del Clásico Mundial de Béisbol

En un dramático partido, digno de una gran final, el equipo de Japón derrotó a su similar de Estados Unidos con estrecha diferencia de 3 carreras por 2 y se proclamó monarca del V Clásico Mundial de Béisbol, tercera ocasión en que los nipones suben al trono de esta lid, pues ya lo habían logrado en 2006 y 2009.

El choque estuvo matizado por excelentes actuaciones monticulares pero ello no significó que estuviera ausente el electrizante batazo de cuatro dimensiones, pues de hecho casi todas las carreras cristalizaron por conexiones extramuros y además la defensa por ambos bandos hizo gala de absoluto hermetismo; lo que de conjunto califica con notas excelentes el espectáculo brindado por ambas selecciones.

Los primeros en anotar fueron los estadounidenses cuando el torpedero y sexto hombre del line up, Trea Turner, le botó la pelota al abridor japonés Shota Imanaga en la parte alta del segundo episodio; ventaja que se esfumó a la brevedad ya que en la parte baja de ese propio capítulo los asiáticos emparejaron la cuenta e incluso tomaron la delantera al anotar dos veces; primero por estacazo del antesalista y sexto madero, Munetaka Murakami, y luego mediante articulación de dos sencillos, un boleto que cuajó los ángulos y rolata impulsora de Lars Nootbar. Ambas anotaciones a la cuenta del abridor Merrill Kelly.

La tropa nipona no demoró mucho en ampliar el margen ya que el inicialista Kazuma Okamoto puso a volar la esférica en el cuarto episodio ante un envío del tercer hombre en subir a la lomita por el conjunto local, Kyle Freeland.

Así las cosas, el juego llegó sin cambios a la parte alta del octavo capítulo cuando los estadounidenses lograron lo que sería su último descuento, gracias a bambinazo por la banda derecha del designado Kyle Shwarber ante picheo del relevista Yu Darvish.

La estrecha pero suficiente diferencia de 3 carreras por 2 se hizo firme en la novena entrada cuando Shohei Ohtani asumió protagonismo en el box y logró los tres outs que significaron la sentencia, el último de ellos nada más y nada menos que por la vía de los strikes ante el más grande artillero de la MLB en esto tiempos, Mike Trout, capitán del seleccionado estadounidense y compañero de Ohtani en los Angelinos de Los Ángeles.

Ohtani había cumplido previamente funciones ofensivas en el choque con saldo de 3-1 y un boleto recibido.

El formidable jugador japonés, indiscutida superestrella de la MLB, se hizo acreedor a la condición de MVP al protagonizar una descollante actuación en la que acumuló los siguientes dígitos ofensivos: promedio de bateo de .435, 1 cuadrangular, 4 dobletes, 8 carreras impulsadas y 10 boletos recibidos y como si ello fuera poco desde el montículo alcanzó 2 triunfos sin derrotas, logró un salvamento -justamente el correspondiente a este último juego del certamen-, trabajó para efectividad de 1.86 y repartió 11 ponches en 9 y dos tercios de entrada de actuación.

Así se cierran las cortinas de un evento que ha tenido rotundo éxito y que se afirma en el calendario internacional; de hecho ya las autoridades competentes confirmaron que tendremos Clásico Mundial en 2026.

Récords en asistencia e ingresos abonan el camino de esta cita universal que cada vez más dejará al margen ausencias injustificadas y acabará por reunir a todas las estrellas de la disciplina.

Autor

Destacadas
Comentarios
Los juristas son, en principio, servidores públicos imprescindibles.
Saludos desde México. La cultura de la previsión así como la calidad en el trabajo ayuda a los pueblos de…
Jornadas de trabajo intenso; en esta cobertura tuve la oportunidad de acercarme a personas revolucionarias y aman y honran la…
blank
Joel @ No todo está perdido
abril 11, 2024 at 1:44 am
Son los jóvenes quienes, en mayoría, llevan el mayor peso del quehacer cotidiano del país. Así ha sido siempre. No…
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x