Un millón de inmunizados en Cuba

Granma
Granma
Órgano Oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.
Qué poco tiempo toma decirlo: ¡un millón de inmunizados contra la COVID-19 en Cuba!; pero cómo debieron pasar cosas para llegar a semejante resultado. No por gusto nuestras vacunas se llaman Abdala y Soberana: primero tuvimos que forjarnos una convicción de independencia, un orgullo patrio, una fuerte personalidad como nación; la misma personalidad de Céspedes, Maceo, Martí…
Un millón de inmunizados en Cuba

Qué poco tiempo toma decirlo: ¡un millón de inmunizados contra la COVID-19 en Cuba!; pero cómo debieron pasar cosas para llegar a semejante resultado. No por gusto nuestras vacunas se llaman Abdala y Soberana: primero tuvimos que forjarnos una convicción de independencia, un orgullo patrio, una fuerte personalidad como nación; la misma personalidad de Céspedes, Maceo, Martí…

Y luego hacer una Revolución que potenciara esa idiosincrasia, temperamento y carácter de un pueblo que no se arrodilla y jamás da ni pide tregua: Revolución, por supuesto, liderada por un visionario, un gigante, llamado Fidel. Y bregar contra viento y marea durante tantísimos años para crear un eficaz sistema de Salud, y formar hombres y mujeres de ciencia que hoy son de referencia global. ¡Cuánto significado en el nombre de dos vacunas!

Ciertamente, aún nos falta mucho en esta batalla. La pandemia ha ganado terreno y apenas estamos llegando a un 10 % de inmunización. Un millón de compatriotas se han vacunado con las tres dosis, pero somos 11, y la vacunación no será efectiva si no cumplimos las medidas orientadas: lavado de manos, mascarilla, distanciamiento…, todo cuanto corresponde hacer para protegernos.

Pero uno también tiene derecho al momento de orgullo. Sobre todo cuando se crece extraordinariamente a favor del mejoramiento humano. Cuando fuerzas oscuras nos desean lo peor y a esto se responde con la rosa blanca martiana: la contundencia del bien, el fruto hermoso del conocimiento y la voluntad; estos excepcionales resultados que son el asombro y la admiración del mundo.

Hace justo un mes, desde las páginas del periódico BBC, se pretendió alimentar desconfianza y arrojar sombra sobre la eficacia de nuestros candidatos vacunales y la profesionalidad de los médicos y científicos cubanos. Era como si de pronto fuésemos unos improvisados en la materia, y no un país con larga experiencia y probado prestigio en la creación de vacunas, algunas exclusivas en el mundo. ()

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.