Las muchas maneras de Celia

Ricardo Chacón Rubio
Ricardo Chacón Rubio
Realizador de Radio (Locutor, director de programas y escritor) en ICRT
Las muchas maneras de Celia

Santiago de Cuba, 9 may.— Quizás te llames Liliana, Caridad, Carmen, Norma o Ali. Si es así, debes saber que estos fueron los pseudónimos que usó Celia Sánchez durante la lucha guerrillera en la Sierra Maestra. Debes tener presente que es posible que no lleves tu nombre por casualidad. Acaso quienes así te nombraron se inspiraron en la mística mujer.

Tal vez tengas alguna predisposición por no dejar para después lo que puedes hacer hoy, incluso te despiertes en la noche pensando lo que se quedo inconcluso y trates de diseñar una manera mejor de terminarlo desde la cama. Si alguna vez te has sentido lastimada o lastimado ante el dolor de otra persona que ha sido maltratada, o has experimentado indignación cuando el imperio le hace a la patria una de sus jugarretas, debes saber ello es parte de la naturaleza rebelde y redentora de Celia.

No serás la primera persona en sorprenderse al descubrir que el busto de Jose Martí colocado en la cima del Pico Turquino, fue llevado allí por ella y su papa en mayo de 1953, dos meses antes del asalto al cuartel Moncada en Santiago de Cuba. La escultura fundida en bronce expresa la fuerza del ideario martiano. Llevas en la sangre las enseñanzas del maestro, eso es algo más que te une a la naturaleza de aquella mujer nacida en Media Luna y que se hiciera imprescindible para la revolución antes y después del triunfo en enero de 1959.

Es posible que conozcas a un vecino que recibió de Celia una respuesta a su carta de solicitud por alguna urgencia muy puntual, entonces te puede dar fe de su humanismo y celo en la atención a los más necesitados. Quizá haya cerca de ti una familia a la que se le construyera una vivienda gracias a ella, o algún campesino que, salido de lo más intrincado de la sierra, llegó a convertirse en un profesional competente y útil a la sociedad.

Seguro no olvidas a los tuyos ni los traicionas. Celia tuvo en cuenta a cada mártir, familia, huérfano y habitante de las serranías. Si eres mujer, sabes que eres fuerte y gozas de una exquisita delicadeza como ella.

Cualquiera sea tu nombre o tu sexo, tu edad o profesión, coincidirás conmigo: Celia Sánchez Manduley vive entre nosotros como esa flor auténtica y autóctona que brotó para siempre en el suelo fértil de la patria.

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.