Incrementan en Santiago de Cuba producciones industriales a base de tamarindo

Incrementan en Santiago de Cuba producciones industriales a base de tamarindo

Santiago de Cuba, 7 may.— El tamarindo es un fruto poco convencional en las producciones industriales del país pese a su valor energético y propiedades medicinales. En Santiago de Cuba un programa de desarrollo en su cultivo y procesamiento permite diversificar el consumo de este nutritivo género.

TAMARINDO 2
Foto: Autor

Ha hecho fruncir el rostro de cubanos por generaciones porque su reconocida reputación parte de la acidez que le caracteriza. Muy utilizado en jugos y pulpas dulces el tamarindo ha sido un fruto disminuido en los últimos años en las grandes industrias conserveras por su proceso complicado y manual relegándose su producción a pequeñas extensiones y su procesamiento a las minindustrias y hogares con tradición en su preparado.

Hoy en Santiago de Cuba el salto cuantitativo ha llegado para esta plantación gracias a una estrategia integral que contempla desde la cosecha de la más mínima vaina donde se encuentre, hasta su diversificación en plantas como la de la Empresa Agroindustrial América Libre (EAAL).

“Nuestra industria procesa todo el tamarindo del municipio Contramaestre y prácticamente todo el existente en la provincia. No existía experiencia a gran escala anteriormente pero con esta estrategia hemos incorporado el tamarindo a las producciones emblemáticas de la planta. ¿Antes quien imaginaba comerse una conserva de tamarindo?”, expresa Leonel Paneque Cedeño, Director Técnico Productivo de la EAAL.

TAMARINDO 3
Foto: Autor

Es así como la empresa ubicada en Contramaestre ha convertido la masa acida del tamarindo en pulpas, cremas y néctares que ya se expenden en la red de mercados de la provincia. Con un potencial superior a las 20 toneladas el incremento se plantea más allá de las áreas cultivadas poniendo la vista en cortinas rompevientos, zonas adecuadas y áreas de varias entidades para incrementar el flujo hacia la fábrica.

“Para este año tenemos concebido procesar 26 toneladas de tamarindo y para ello contamos con una ayuda enorme de parte de los organismos y empresas que mediante cambio de labor se suman a la cosecha. Es el caso de salud, la dirección de deportes, educación, entre otros”, señala Paneque Cedeño.

Este movimiento busca elevar el consumo de un fruto que se precia de su valor energético destacando el calcio, los carbohidratos, las fibras y el hierro a la vez que resulta un apoyo comprobado a la salud por sus aportes de vitamina A y C y sus propiedades laxante, cicatrizante y reductor del colesterol entre otras. Una acidez convertida en dulce para beneficio humano.

 

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.