Cuba y el Día Mundial de la Alfabetización

Picture of Margarita Piedra Cesar
Margarita Piedra Cesar
Jefa de redacción digital

Santiago de Cuba, 8 sep.— Hace 56 años, el 8 de septiembre de 1967, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), entregó a Cuba una mención de honor por su efectiva labor en la Alfabetización popular, que alcanzó su nivel más alto en el año de 1961, cuando en la isla aprendieron a leer y a escribir cerca de un millón de cubanos que poseían la calificación de analfabetos al triunfar la Revolución en 1959.

Al declararse Cuba como «Territorio Libre de Analfabetismo» en 1961, se cumplía además el compromiso hecho por el Comandante en Jefe, Fidel Castro, ante la Asamblea General de la ONU en septiembre de 1960 de ofrecerle a todos los cubanos ese derecho fundamental del ser humano que es la educación como única forma de convertirse en un pueblo más libre en cumplimiento de la máxima martiana: «…el pueblo más libre es el que mejor educados tiene a sus hijos»

Veinte años después de haberse ofrecido a Cuba esa mención de honor de la UNESCO, en 1987, esta propia organización de la ONU, estableció el 8 de septiembre como «Día Mundial de la Alfabetización», con el propósito de que los gobiernos e instituciones educativas y la sociedad civil de cada nación hagan un balance de la lucha contra el analfabetismo, un mal que todavía afecta en el planeta a cerca de 900 millones de personas, sobre todo de los países pobres.

Pero como expresa la convocatoria de la UNESCO a la celebración del 8 de septiembre como «Día Mundial de la Alfabetización», no se trata de que las personas aprendan a leer y a escribir, sino que cada hmbre, mujer, niño o niña, que alcancen ese objetivo, sean también puestos al servicio del progreso del país, que por extensión será también el progreso de toda la humanidad.

Cuba puede ser también un ejemplo en ese sentido, pues de una nación medianamente analfabeta en 1959, hoy es uno de los países de más alto nivel de educación en el mundo, incluso por encima de muchas naciones desarrolladas, lo cual ha sido y es reconocido no sólo por la UNESCO, sino por las numerosas instituciones y organizaciones educativas y culturales existentes en el planeta.

Y por si fuera poco, debido a la colaboración de Cuba suman varios millones las personas que en el mundo han aprendido a leer y a escribir por el método «Yo sí puedo», para cumplir también ese legado de que «todo hombre tiene derecho a que se le eduque, y después contribuir en pago a la educación de los demás».

Autor

Destacadas
Comentarios
Los juristas son, en principio, servidores públicos imprescindibles.
Saludos desde México. La cultura de la previsión así como la calidad en el trabajo ayuda a los pueblos de…
Jornadas de trabajo intenso; en esta cobertura tuve la oportunidad de acercarme a personas revolucionarias y aman y honran la…
blank
Joel @ No todo está perdido
abril 11, 2024 at 1:44 am
Son los jóvenes quienes, en mayoría, llevan el mayor peso del quehacer cotidiano del país. Así ha sido siempre. No…
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x