Frank González: La voz que un pueblo no podrá olvidar

Granma
Granma
Órgano Oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.
Frank González, cuya voz resulta inconfundible para los millones de cubanos que hemos crecido a la par de los animados que inmortalizó, ha fallecido en la madrugada de este viernes 9 de abril a consecuencia de un infarto cerebrovascular
Frank González: La voz que un pueblo no podrá olvidar

La Habana, 10 abr.— En la voz de Elpidio Valdés le escuché decir a Frank González: «¡Contra un mambí que lucha por su libertad, no hay trocha que valga! ¡Qué caray!». Era una de las aventuras en las que el pillo manigüero y su tropa enfrentan a los españoles y logran cruzar la trocha de Júcaro a Morón. Hoy Cuba toda le dice: ¡Contra un artista de su talla, no hay olvido que valga! ¡Qué caray!

Matojo, el General Resoplez, el Coronel Andaluz, Voltus V, personajes de Vampiros en La Habana, de los Filminutos… guardan silencio, están de luto. Frank González, cuya voz resulta inconfundible para los millones de cubanos que hemos crecido a la par de los animados que inmortalizó, ha fallecido en la madrugada de este viernes 9 de abril a consecuencia de un infarto cerebrovascular. 

Entre los muchos rostros y voces con los que he asociado siempre a ese grande de la radio, la televisión, el teatro y el cine cubanos, mi mente no olvida a Quiroga, «el malo» de las aventuras Los pequeños fugitivos. Yo también le temía.

Más de cinco décadas dedicó a la actuación en diversos medios. Programas dramatizados como Si me pudieras querer, filmes emblemáticos como En tres y dos, Baraguá, Plaff o Demasiado miedo a la vida, dan cuenta de su trayectoria frente a las cámaras. Entre tanto, el teatro lo vio brillar en Los diez días que estremecieron al mundo, del grupo Teatro Estudio, La cuadratura del círculo, Romance a Federico, Quieren casar a Maltina, El Arca de Noé. 

A su quehacer artístico se suma, además, el haber doblado no pocos roles, lo cual le llevó a ser nombrado «el hombre de las mil voces». Pero a Frank González no lo recordaremos solo por el número casi incontable de personajes asumidos, sino, sobre todo, por su carácter, por el talento, por la capacidad maravillosa –que tanto agradecemos los espectadores– de fundirse, de entregarse a cada obra. 

Merecedor de reconocimientos como el Micrófono de la Radio Cubana, la Distinción por la Cultura Nacional, otorgada por el Consejo de Estado de la República de Cuba, el Premio Actuar 2016 por la Obra de la Vida y el Premio Nacional de Televisión 2019, el más valioso de sus galardones es permanecer para siempre entre el pueblo al que le consagró buena parte de sus 73 años. 

Ahora, cada vez que escuchemos a alguien decir: ¡María Silvia, cará! o Maldito mambí, ¡en la próxima aventura te haremos picadillo!, nos descubriremos pensando en Frank González, quien, con su obra, su arte y sus personajes, se encargó de no morir.  ()

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.