La intensa y apasionada vida de Mella

La intensa y apasionada vida de Mella

Julio Antonio Mella, asesinado el 10 de enero de 1929, tuvo una corta pero intensa existencia, en la que destaca como líder estudiantil, y luchador revolucionario tanto en Cuba como en parte de Latinoamérica.

Nació en La Habana el 25 de marzo de 1903. Fruto de la relación extramatrimonial entre Nicanor Mella Breá, un próspero sastre que dictaba la moda en la capital, y la inglesa Cecilia Magdalena Mac Pórtland y Diez, por lo que es inscrito con el nombre Nicanor Mac Pórtland.

A los 18 años matricula en la carrera de Derecho, Filosofía y Letras en La Universidad de La Habana, donde destaca como líder estudiantil y deportista. En esa etapa publica sus primeros trabajos periodísticos en la revista Alma Mater y se convierte en líder de la lucha estudiantil por la reforma universitaria y fundador de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).

Organiza y dirige el Primer Congreso Nacional de Estudiantes en octubre de 1923. Al mes siguiente inaugura la Universidad Popular José Martí, para la instrucción política y académica de los trabajadores. También instituye la Declaración de Derechos y Deberes del estudiante, la cual establecía el deber de divulgar los conocimientos en la sociedad, especialmente entre los obreros.

En 1925 funda el Instituto Politécnico “Ariel” junto a Alfonso Bernal del Riesgo y el primer Partido Comunista de Cuba, junto a Carlos Baliño, del que fue su primer secretario. Por sus acciones rebeldes y revolucionarias lo expulsan de la Universidad de La Habana, siendo más tarde detenido por lo que decide declararse en huelga de hambre.

El Comité Pro-libertad de Mella inicia una campaña para su liberación, lograda el 23 de diciembre de ese año, momento en que se traslada para Honduras. Luego se exilia en México, donde continúa su labor, siendo secretario general del movimiento revolucionario continental e internacional. En esa etapa colabora con varios periódicos, entre ellos uno habanero llamado Boletín del Torcedor.

Asiste al Congreso Mundial contra la opresión colonial y el imperialismo, celebrado en Bruselas en 1927. Participa en la Liga Campesina Nacional de México. Realiza una labor solidaria y de apoyo material a la causa del pueblo nicaragüense, comandado por Augusto César Sandino. Además, apoya las labores conspirativas de los revolucionarios venezolanos, quienes se preparaban para la lucha armada contra la dictadura pro-imperialista en su país.

Una apasionada historia de amor

Mella y la italiana Tina Modotti, fotógrafa y luchadora revolucionaria, viven una hermosa y apasionada historia de amor desde que se conocen en 1928. Junto a ella participa en varias actividades e inmediatamente surge una muy fuerte atracción, por lo que Tina decide romper la relación que mantenía con el pintor mexicano Xavier Guerrero.

Al poco tiempo, él tiene que separarse momentáneamente de la mujer que se convierte en la más grande de sus pasiones. Ella se encontraba en Ciudad México y él en Veracruz, desde donde le escribe:

“Mía cara Tiníssima:
Puede ser que para ti fuera una imprudencia el telegrama, pues estás acostumbrada a llenarte de asombro por todo lo que hay entre nosotros. Como si fuera el crimen más grande el que cometemos al amarnos. Sin embargo, nada más justo, natural y necesario para nuestras vidas… Creo que voy a perder la razón. He pensado con demasiado dolor en estos días y hoy tengo todavía abiertas las heridas que me ha producido esta separación, la más dolorosa de mi vida”.

Luego se reencuentran en el propio México, y en la noche del 10 de enero de 1929, mientras Mella caminaba del brazo de Tina, lo asesinan a balazos. Dicen que sus últimas palabras fueron “Machado me mandó a matar,…muero por la Revolución…Tina, me muero”.

Tres años atrás a ella le habían abierto un expediente como comunista peligrosa. Ante este hecho, intentan acusarla de cómplice del asesinato pues pretendían que pasara por un crimen pasional, pero al no poder probar la injuria la declaran inocente.

Las cenizas de Mella fueron trasladadas a Cuba el 29 de septiembre de 1933. Desde entonces, su imagen e intensa labor quedó grabada para siempre en la historia de Cuba. Por eso cada año el pueblo cubano, en especial los estudiantes universitarios, rinden tributo al destacado luchador revolucionario.

Referencias
Sitio Web de Cuba literaria 
Enciclopedia cubana EcuRed

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.