lunes 28 noviembre 2022
EnglishFrenchItalianPortugueseSpanish

Cuando Patria fue avenida de dolor hace cinco años

Como un tributo humilde y sincero recuerdan los funerales del líder de la Revolución Fidel Castro quienes viven en la avenida Patria, de esta ciudad, y que fueron los últimos en el adiós al paso lento del carro hacia el cementerio de Santa Ifigenia, hace cinco años.
Cuando Patria fue avenida de dolor hace cinco años

Santiago de Cuba, 4 dic.— Como un tributo humilde y sincero recuerdan los funerales del líder de la Revolución Fidel Castro quienes viven en la avenida Patria, de esta ciudad, y que fueron los últimos en el adiós al paso lento del carro hacia el cementerio de Santa Ifigenia, hace cinco años.

0312 avenida patria santiago2
Foto: ACN

Al primer momento no se escuchó ni un suspiro, fue como una sorpresa la caja de madera imponente que afligió a los reunidos allí, no hubo consignas, se paralizó todo y en segundos empezó el llanto en silencio, así describió hoy la despedida a Fidel, Odalis Aldana, obrera de la cervecería Hatuey y vecina de la arteria santiaguera.

Evocó el dolor de aquellos nueve días luminosos, pero tristes y que fue más hondo por el sentimiento colectivo en la extendida calle que conduce a la necrópolis, se supone que era momento de llorar pero no pudo, dijo ahora con los ojos húmedos.

Ese día, cuando se colocó en la acera estaba saliendo el sol por la Plaza de la Revolución Antonio Maceo, en cuyo recinto pernoctaron los restos, después sucedió la caravana simbólica, en segundos las mujeres se sentaron en los bordes de las aceras a derramar las lágrimas que no quisieron mostrar cuando se despiden a los grandes.

Se rompieron filas y las personas echaron a andar, los vecinos en sus corredores y puertas delante de televisores se quedaron mirando lo mismo que acababan de ver desfilar ante sus ojos.

0312 avenida patria santiago3
Foto: ACN

Fue cuando Odalys notó el cedro de la urna custodiada por la bandera cubana, la que él defendió, y las rosas blancas como quería siempre Martí y el verde de los uniformados.

Son casi tres kilómetros entre la Plaza de Santiago de Cuba y el Cementerio de Santa Ifigenia, la avenida conecta ambos lugares y a cada lado cientos de personas dieron el último adiós al Comandante en Jefe.

Deysi Palacios, maestra jubilada de la Enseñanza Especial, testimonió su primera vez tras la caravana en las cercanías del parque Céspedes, donde hubo una ceremonia que observó en el televisor de una casa que se mantenía abierta con banderas y brazaletes del Movimiento 26 de Julio en su puerta.

No pudo llegar, pero se desplazó hacia el parque Dolores donde se ubica la escuela en la que estudio Fidel y pudo caminar detrás de la comitiva motorizada hasta la Ciudad Escolar 26 de Julio, otrora cuartel Moncada, asaltado al mando del líder en 1953.

Palacios sabe los sucesos de cada jornada desde que llegó la caravana a esta urbe y trajo a nuestros días la frase de su hermano Raúl Castro, en el discurso final: “Ante los restos de Fidel, en la heroica ciudad de Santiago de Cuba, juramos defender la Patria y el Socialismo”. (María Antonia Medina Téllez)

 

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.