Sistema bancario presenta nuevos servicios y alternativas ante dificultades con cajeros

Spread the love

La Habana, 25 nov.— Novedades sobre la actividad bancaria del país y decisiones recientemente adoptadas por el Banco Central de Cuba, en consonancia con las transformaciones económicas que tienen lugar en nuestra sociedad, fueron detalladas recientemente durante el programa Mesa Redonda.

Tania Fitó Hernández, presidenta del Banco Popular de Ahorro (BPA), comentó que 2021 ha sido todo un reto para el sistema bancario, pues a inicios del año comenzó la implementación de la Tarea Ordenamiento, a la vez que continuó el enfrentamiento de los efectos de la pandemia en el país.

El presidente del Banco Metropolitano (Banmet), Orlando López Garcés, expuso que fue necesario diversificar los servicios, sobre todo a través de una mayor emisión de tarjetas de banda magnética. «Si se compara 2020 con 2021, precisó, se aprecia que se han emitido más de 2 200 000 tarjetas».

Ello permitió, dijo, avanzar en la bancarización de la población y hacer mayor uso de los canales electrónicos: si en el 2020 se realizaban unos 49 millones de operaciones, esta cifra asciende ya a 160 millones, es decir, el 70 % de las operaciones que se ejecutan hoy en el sistema bancario son electrónicas.

«Estamos hablando, precisó, de 11 200 000 tarjetas que se han emitido con los diferentes actores económicos y con los distintos productos y servicios asociados a las mismas, que pueden ser una tarjeta de ahorro, de salario o de formación de fondos, entre otros».

El Presidente del Banmet señaló que el principal objetivo es disminuir «la curva del pago con efectivo» en cuanto al monto de operaciones, aunque insistió en que la mayor dificultad radica en la cantidad de dinero en papel que demanda la población para poder ejecutar los pagos en la vida cotidiana.

DIFICULTADES CON LOS CAJEROS AUTOMÁTICOS

Reconoció, igualmente, que existen grandes dificultades con los cajeros automáticos. De los 890 dispositivos instalados en toda la nación, sin contar los que están en La Habana, solo hay presencia en 55 municipios, por lo que resulta insuficiente. A ello se suma la cantidad que a diario presentan afectaciones.

Tras precisar que no hay a la vista una solución para instalar nuevos equipos y mientras se trabaja con la industria nacional para reparar los averiados, López Garcés sostuvo que entre los paliativos a esta situación se encuentra que una mayor cantidad de establecimientos introduzcan pagos electrónicos.

Aseguró que el proyecto de Caja Extra es una posibilidad real de vencer las limitaciones para colocar otros cajeros automáticos. Se trata de una experiencia que se aplica en La Habana, y pronto se extenderá a otras provincias, para extraer efectivo de las tarjetas magnéticas en algunos establecimientos comerciales.

INCORPORACIÓN DE NUEVOS SERVICIOS

Como parte del programa de incorporación de nuevos servicios, la presidenta del BPA, Tania Fitó Hernández, dio a conocer tres productos disponibles para estimular la apertura de cuentas de ahorro: el de la jubilación, el de las vacaciones y el de los pequeños agricultores y trabajadores por cuenta propia.

La primera oferta, relacionada con la jubilación, es un producto muy atractivo, porque está dirigido a personas entre 50 y 60 años, y entre las condiciones necesarias están que las cuentas deben tener un saldo mínimo para su apertura de cien pesos, estar abiertas por diez años y devengan una tasa de interés de un 7 %.

Se trata, explicó, de una combinación entre las cuentas de depósitos a plazo fijo y las cuentas de formación de fondos que existen como servicios desde hace ya bastante tiempo, mientras los descuentos se realizan por nómina, es decir, la persona no tiene que ir al banco a hacer los depósitos.

Otra de las novedades se refiere a las cuentas para las vacaciones, con un saldo mínimo de 200 pesos y se abre por un periodo de un año con una tasa de interés de un 4 %. «En caso de que la persona la interrumpa, aclaró, la tasa de interés baja a un 0,5 % como una cuenta de ahorro normal a la vista».

Respecto al sector de pequeños agricultores y trabajadores por cuenta propia, Tania Fitó Hernández informó que estos pueden, a partir de su cuenta corriente, determinar cuál es el saldo promedio con el que van a operar, y cuando lleguen a ese saldo promedio y a un importe máximo de 10 000 pesos, el banco les hace de manera automática la apertura de un depósito a plazo fijo por el término que la persona haya pactado con la institución, que puede ser desde tres meses hasta seis años.

Más adelante, al referirse a los créditos al consumo, la funcionaria reconoció que era algo que la población cubana hace mucho tiempo estaba solicitando y aunque aún no están todas las ofertas para que la población acuda a este tipo de crédito, ya el sistema bancario está preparado para ofrecer ese servicio.

Explicó que este crédito se diferencia del resto, en tanto es un fondo que es soportado sobre tarjeta magnética. «En el caso de los créditos al consumo, sostuvo, el Banco financia hasta el 100 % del artículo y no tiene que ser por el término de un año, pues depende de la capacidad de pago que tenga la persona, puede extenderse en el tiempo y tiene intereses bancarios».

Además de estas nuevas opciones, Tania Fitó Hernández comentó que el sector bancario mantiene el resto de los créditos, como el financiamiento para la construcción, la televisión digital y la compra de los módulos de cocción, e incorpora uno relacionado con la adquisición de paneles solares.

También abordaron el funcionamiento de la Banca de Fomento Agrícola, una de las medidas más atractivas para el desarrollo del sector en Cuba, que inició sus operaciones con un monto de 1 800 millones de pesos a utilizar dentro del año en curso.

Según Manuel Raimundo Tejeda Díaz, director de la Banca Agropecuaria del Banco de Crédito y Comercio (Bandec), la tasa de interés para los créditos vinculados a la producción es de un 1,5 %, mientras para los préstamos relacionados con las inversiones es del 2 %. Otra ventaja, para los productores, es que solo asumen el pago del 50 % de la tasa de interés y el 50 % de la prima del seguro. Asimismo, para acceder a este financiamiento no se exige la misma cantidad de garantías bancarias requeridas para otros créditos.

Se refirió, además, a la inmediatez con que funcionan estos créditos. A modo de ejemplo ilustró que, aunque los análisis previos sugerían una demora de una semana entre la solicitud y la entrega, se han dado casos en que el campesino recibe el dinero el mismo día que lo solicita.

Entre los principales renglones beneficiados con esta política, informó que aparecen los cultivos de arroz, plátano, yuca y guayaba, así como la ganadería vacuna y porcina, mientras en días recientes se incorporaron los frijoles, la papa, el tomate y los sembrados en casas protegidas.

Hasta el 22 de noviembre, acotó, ya se han beneficiado 287 productores individuales o formas productivas, los cuales recibieron un financiamiento de 735 millones de pesos, un incentivo que necesita de mayor divulgación y capacitación en los territorios sobre sus indiscutibles ventajas y vías de acceso. (

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *