La Doctora Tatiana y su noble labor de preservar la vida

La Doctora Tatiana y su noble labor de preservar la vida

Para la Doctora Tatiana Góngora Wilson el enfrentamiento a la covid-19 ha pasado a ser la tarea primaria de su vida.

IMG 20210831 WA0007“Desde hace dos meses estoy movilizada en el Centro de aislamiento para niños con bajo riesgo que son sospechosos de Covid-19, el cual está funcionando en la escuela para niños ciegos y débiles visuales  Antonio Fernández.”

“Estos centros demandan un ritmo intenso de trabajo porque los pacientes tienen estadía corta, para realizarle el examen de PCR  y esperar los resultados para definir si se confirma o no la enfermedad para ser egresados o trasladados a otros centros donde ingresan los casos confirmados para tratamiento.”

La Médico Especialista de I Grado en Pediatría, profesora asistente de la Facultad 2 de Ciencias Médicas y Máster en Medicina Bioenergética Natural y Tradicional, cuenta con más de 25 años de experiencia, y de ellos la gran mayoría dedicados al cuidado de los infantes con afecciones respiratorias fundamentalmente. Por ello bien sabe ella de la importancia del tratamiento oportuno de los primeros síntomas de esta enfermedad que hoy se ensaña con nuestros pequeños.

“Los mayores retos del trabajo están dados porque en esas primeras 72 horas de evolución de la enfermedad los síntomas son más intensos sobre todo la fiebre, los dolores de cabeza y musculares, asociados a la afectación psíquica de los niños más grandes, adolescentes o los padres de los niños más pequeños ante el temor de tener la enfermedad y de no evolucionar bien según las noticias no favorables que se escuchan en los diversos medios de comunicación.”

Sobre el trabajo intenso en este centro de aislamiento para niños nos comenta la especialista.

“Los resultados de los estudios pueden llegar en cualquier horario, sobre todo después de las 8 pm. Por lo que muchos traslados, altas e ingresos se realizan entre la noche y madrugada. Es como si la vida comenzara en esos centros justo cuando los demás duermen. Se nota un trabajo intenso en esos horarios, no sólo por médicos y enfermeras, sino además otros trabajadores que voluntariamente se han brindado a trabajar en estos centros para  atender actividades de servicios garantizando la limpieza, desinfección de locales, camas y otros utensilios, además  la entrega y control de la ropa estéril, abastecimiento de alimentos, servicio de mensajería y otras actividades.”

“Por suerte los que niños que hemos tenido ingresados allí, después de 24 o 48 horas, cuando se les quita el cuadro febril han evolucionado muy bien y eso permite una mejor relación con ellos y sus padres en las últimas horas antes de abandonar el centro, por lo cual emiten muchos palabras de agradecimiento y reconocimiento por el trabajo que hacemos.” 

Es esta una labor asistencial que repercute de manera directa en la vida familiar de los que la IMG 20210901 WA0000 desarrollan, al respecto la Doctora Tatiana nos confiesa.

“Para nosotros es un gran dilema el riesgo al que estamos expuestos a pesar de la correcta utilización de los medios de protección, las medidas de higiene y el adecuado distanciamiento, pero con orgullo y responsabilidad aceptamos ese desafío. Pensamos que no solo podemos enfermar nosotros, sino además contagiar a nuestros familiares, de los cuales nos mantenemos distanciados mientras desarrollemos este tipo de trabajo. En mi caso durante toda esta etapa no puedo ver a mi padre, hermano, nuera y nietos porque son vulnerables por diversas razones, sólo tengo contacto con mi hijo y extremando los cuidados para protegerlo.  Se transforma nuestra vida, ya que siempre fuimos el centro de la familia con grandes muestras de afecto y contacto continuo con ellos, disfrutando todas las etapas y problemas en sus vidas y ahora ellos pasan a un segundo plano priorizando está noble labor humanitaria.”

El consejo oportuno de quien le pone el frente cada día a la covid-19 no falta en este diálogo.

“Mi mayor consejo a los padres es que deben interiorizar que está enfermedad es muy peligrosa y puede dejar secuelas. Así que  hay que cumplir cada una de las orientaciones internacionalmente reconocidas para la prevención de la misma. Ellos son los máximos responsables de que niños y adolescentes permanezcan en las casas, sin contactos con personas que no vivan en la casa y que los adultos que salen por razones necesarias para abastecimiento o trabajo al llegar a casa tomen todas las precauciones tal y como hacemos los que estamos trabajando en zona roja.”

“Siempre digo a los que me aconsejan cuidarme por mi hijo, que mucho más deben cuidarse los que salen a la calle a ciegas sin saber quién puede ser el enfermo en cada lugar que se visite o qué superficie que se toca puede estar infectada, así que todos debemos ser obsesivos con el uso del nasobuco, lavado de manos, uso de  cloro y soluciones desinfectantes, aprender otras formas de afecto para  olvidarnos de dar abrazos y besos sobre todo a los niños.”

Una experiencia aleccionadora en la cual cualquier familia puede ser la protagonista.

“Tengo la anécdota de una niñita de 9 años que su familia es muy cuidadosa,  disciplinada  y cumplidora de todas las medidas. Hasta que un día a su casa fue un trabajador particular a hacer un determinado mantenimiento y la madre le pidió que le alcanzara al señor una herramienta, ella se la entregó, él la utilizó y se la volvió a dar a la niña para que la devolviera al lugar donde se guarda en la casa. A la semana supieron que el señor fue caso confirmado a Covid-19 y 2 días después la niña comenzó con los síntomas de la enfermedad y fue la única que enfermó de la familia por el error de tener ese  contacto y de no tomar la precaución de desinfectar la herramienta ni las manos de la niña después de este proceder. Igual puede suceder con recoger cualquier mandado de los mensajeros que pudiera ser la jaba con el pan u otros.”

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Un comentario

  1. Gongratulaciones Dra. Tatiana Gongora, por loable labor allá en la bella Ciudad Santiago de Cuba.🇨🇺
    Desde Lima Perú🇵🇪

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.