Tarea Vida oxigena entorno de Ciego de Ávila

La validez del programa de Estado Tarea Vida se palpa en Ciego de Ávila al ejecutarse acciones que buscan compensar los efectos negativos del cambio climático, considerado uno de los mayores desafíos que enfrenta la humanidad en estos tiempos.
Tarea Vida oxigena entorno de Ciego de Ávila

La validez del programa de Estado Tarea Vida se palpa en Ciego de Ávila al ejecutarse acciones que buscan compensar los efectos negativos del cambio climático, considerado uno de los mayores desafíos que enfrenta la humanidad en estos tiempos.

Entre los logros de esa propuesta gubernamental, aprobada por el Consejo de Ministros el 25 de abril de 2017, está la identificación de zonas de reubicación de viviendas, que se construyen actualmente o edificarán a mediano y largo plazos para los cinco asentamientos poblacionales costeros que sufren o sufrirán los daños por la elevación del nivel del mar.

En las comunidades de Punta Alegre y Máximo Gómez, en el municipio de Chambas, en el norte avileño, uno de los más dañados en septiembre de 2017 por el huracán Irma, se levantan casas en áreas más altas y menos expuestas al mar.

En cuanto al asentamiento Manatí, de Morón, la disposición es moverlo, en un futuro no lejano, hasta el lugar conocido por Sandino en el Consejo Popular de Turiguanó, porque como está ubicado en el Gran Humedal del Norte de Ciego de Ávila quedaría incomunicado por inundaciones y penetraciones  marinas.

Para los habitantes de Palmarito y la Puya, los dos núcleos poblacionales pertenecientes a Júcaro, en el sur de la provincia, que vieron destruidos sus hogares por la furia de “Irma”, la medida inmediata ha sido la construcción de dos edificios multifamiliares de 20 apartamentos cada uno en la comunidad Ramón Domínguez de la Peña, del municipio Venezuela.

En esa área agropecuaria se edifica el tercer edificio y es propósito crecer en número hasta completar el fondo habitacional que asuma la totalidad de habitantes de Palmarito y la Puya.

Tarea Vida también permitió en el periodo 2017-2020 ejecutar labores en el polo turístico Jardines del Rey para extraer especies exóticas invasoras como la casuarina e incorporar plantas nativas, entre ellas  Pasto niño y Mate de costa, con el objetivo de mantener las dunas costeras en ese emporio turístico, uno de los más importantes en el país.

Destaca de igual manera la recuperación allí de nueve kilómetros de playas con el vertimiento de arena, lo que reduce la vulnerabilidad del sector costero ante eventos hidrometeorológicos extremos.

Ese programa de mejoras en el balneario avileño continúa este año, pues se favorece con la descarga de arena en 1,79 kilómetros del sector Playa El Norte, en cayo Paredón Grande, lo cual permitirá el inicio de las operaciones turísticas de los hoteles que se construyen allí.

Uno de los propósitos es lograr playas menos erosionadas y contribuir a un turismo sustentable con dunas bien preservadas para reducir el impacto que sobre ellas pueda tener el paso de un huracán.

En estos cuatro años de Tarea Vida también quedaron terminadas varias obras asociadas al canal Magistral Zaza-Ciego de Ávila, las cuales beneficiarán este 2021 la producción de alimentos y protegerán el entorno natural de la parte sur de ese territorio, afectado por la intrusión salina y la degradación de los suelos.

De los seis kilómetros que tendrá el canal Ceiba-Maniadero ya hay terminados tres, con los cuales se pueden favorecer las áreas cañeras de la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) Ramón Domínguez de la Peña, en la comunidad La Caoba, del municipio Venezuela.

En ese tramo se construyeron siete kilómetros de canales de conexión, seis puntos de entrega y siete obras reguladoras, en las que trabajan en su revestimiento para darle valor de uso lo antes posible.

Otras obras concluidas allí son el corredor hidráulico La Ceiba y diques a ambos lados de este río artificial, que servirán de protección contra inundaciones en el poblado rural La Ofelia, también de esa propia localidad.

De igual manera se edificó el Regulador número Uno del canal P-13, perteneciente al Zaza-Ciego de Ávila, el cual tendrá una capacidad de almacenaje de 22 mil metros cúbicos con destino a garantizar agua este 2021 a los cultivos varios de la parte sur del canal magistral.

La construcción de pozos de recarga en áreas de la parte sur de Ciego de Ávila para beneficiar el manto freático y frenar la intrusión salina, es otro de los resultados del programa estatal Tarea Vida en la provincia, en los últimos tres años.

En esa zona la penetración del mar llegó a posicionarse 11,5 kilómetros tierra adentro, en lo que influyeron también elementos contaminantes de carácter antrópico.

Esos pozos de recarga de agua dulce- 56 en total- permiten que el acuífero reciba mayor cantidad del líquido proveniente de las lluvias y que hoy, como media, la intrusión salina se encuentre a cinco kilómetros.

La implementación del programa gubernamental se aprecia, además, en la zona norte avileña, con las acciones de mantenimiento, reparación y de monitoreo en los diques Chicola y Estero-Socorro y Cierre de la presa  Puente Largo.

Rehabilitar los pases ecológicos de Estero Socorro y Chicola, con 14 y 16, respectivamente, ha permitido mantener volúmenes favorables durante más de dos años en las Lagunas La Leche y La Redonda; y una marcada recuperación de los manglares del área por donde circula agua dulce hacia el mar.

Estos reservorios con sus diques impiden la penetración marina, lo cual disminuye la intrusión salina y garantizan la acumulación de mayores volúmenes de agua en Puente Largo (22 hm3 promedio), lugar que actúa como un tapón hidráulico en los sectores hidrogeológicos del norte avileño para mantenerlos en estado favorable y que puedan garantizar los volúmenes planificados en el riego de los cultivos y el abasto a la población.

Tarea Vida es inspirada en el pensamiento del líder histórico de la Revolución, Comandante en Jefe Fidel Castro, cuando en la Cumbre de la Tierra, en Río de Janeiro en junio de 1992, planteó que la especie humana está en riesgo de desaparecer.

De seguro, los avileños hubieran hecho mucho más de lo hasta ahora realizado para enfrentar los efectos del cambio climático, pero no han sido pocas las limitaciones financieras y de recursos del país, agravadas desde 2020 por la aparición de la pandemia de la COVID-19.  (Por Lubia Ulloa Trujillo, ACN)

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.