Las Tunas campeón, Johnson dejó su huella

Las Tunas campeón, Johnson dejó su huella

Santiago de Cuba, 18 ene.— Un cuadrangular del patrullero izquierdo y segundo bate Jorge Johnson en la novena entrada con Denis Peña y Yuniesky Larduet en circulación, ambos por jit, fue el puntillazo que sepultó definitivamente las aspiraciones de los Leopardos de Villa Clara en la gran final de la 58 Serie Nacional de Béisbol, le dio triunfo de 8 carreras por 4 a los Leñadores de Las Tunas en el quinto juego del play-off y consagró la conquista de su primer título en la historia del certamen.

Un error seguido por jits consecutivos de Stayler Hernández y Carlos Benítez le permitieron a los locales tomar ventaja de 1x 0 en capítulo de apertura pero los visitantes propinaron rápido contragolpe en el segundo episodio al anotar dos veces, gracias a oportuno doblete de Yasiel Santoya que llevó hasta el pentágono a Alexander Ayala (doblete) y Jorge Alomá (boleto).

Villa Clara logró nivelar la balanza a la brevedad pues en la parte baja de ese propio tramo Yunior Paumier salió de su letargo con imparable a la banda izquierda, Yulexis La Rosa lo imitó por la banda opuesta y Andy Zamora se acreditó el remolque con rolata por el cuadro.

Los Leopardos volvieron a la carga en el tercer segmento aprovechando el descontrol del abridor Erli Casanova. Boletos a Stayler Hernández y Carlos Benítez unidos a un sencillo de William Saavedra cuajaron los ángulos y acto seguido el persistente descontrol del pinareño provocó carrera forzada al regalarle cuatro malas a Norel González, situación que dio lugar a su reemplazo por el refuerzo mayabequense Yadián Martínez quien dominó a los dos bateadores que enfrentó pero no pudo impedir la anotación de otra carrera propulsada por Paumier con rolata por el cuadro.

Fue el comienzo de un formidable relevo que tuvo gran peso específico en el triunfo tunero pues le colgó cinco ceros consecutivos a los rivales antes de ceder la pelota a Yudier Rodríguez para que este abriera el noveno episodio.

Yadián (7-2) lanzó cinco y dos tercios de entrada y permitió solamente tres imparables.

Nuevamente la réplica de los Leñadores llegó sin demora pues en la parte alta de la cuarta entrada volvieron a equilibrar la porfía por cuadrangular de Alexander Ayala con Yosvani Alarcón en circulación por error.

El abridor de los anaranjados, Misael Villa, abandonó el box en la sexta entrada luego de sacar un out y aceptar indiscutible de Ayala.

Entró en funciones entonces el pinareño Yosvani Torres pero no consiguió mantener a raya a los rivales pues en la séptima entrada sencillos consecutivos de Quiala, Larduet y Johnson produjeron la carrera que puso delante a los Leñadores 5 x 4.

Así avanzó el juego hasta la novena entrada cuando Jorge Johnson disparó el estacazo con dos a bordo que cayó como balde de agua fría en las gradas del Sandino.

Villa Clara no tuvo fuerzas para borrar esa desventaja pese a que Yudier Rodríguez no pudo cumplir eficazmente la función de cerrador (permitió par de jits y sacó solo un out) pues Yoalkis Cruz asumió de nuevo el protagonismo con otro relevo de leyenda que garantizó la argolla final, tras dominar a los peligrosos Vizcaíno y Saavedra con las bases llenas (Yoalkis boleó al primer bateador que enfrentó y ello provocó que las almohadillas se llenaran y que en las gradas del Sandino brotaran las esperanzas).

Los mejores con el madero por el bando ganador fueron Jorge Johnson (5-3, cuadrangular, cuatro impulsadas y una anotada), quien merecidamente fue seleccionado el jugador más valioso de la final y Alexander Ayala (4-4, doblete, cuadrangular, dos remolcadas y dos anotadas).

En la trinchera opuesta se apuntaron dos jits en cada caso Stayler Hernández, Carlos Benítez, Yunior Paumier y Andy Zamora; el mejor resultado ante los tiradores tuneros.

La derrota la sufrió Yosvani Torres (0-2) y hubo punto por juego salvado para Yoalkis Cruz (4).

En resumen una gran victoria de los Leñadores de Las Tunas que llevaron a las vitrina territorial el primer cetro en la historia de nuestras series nacionales.

El conjunto comandado por Pablo Civil derrochó a todo lo largo del certamen admirables combatividad, cohesión y disciplina en pos del objetivo que finalmente alcanzaron de forma convincente.

Por lo tanto las mas cálidas felicitaciones para los jugadores y para todo el colectivo técnico, protagonistas de un desempeño que tendrá siempre grata recordación.

Ahora una encomienda mayor que seguramente cumplirán dignamente, representar a Cuba en la Serie del Caribe que tendrá por sede a Barquisimeto, Venezuela, a inicios del venidero mes de febrero.

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.