Dañolis y los efectos del Tai Chi

Dañolis y los efectos del Tai Chi

Santiago de Cuba, 16 ene.— Cada martes y jueves se vuelve singular la cotidianidad en un área aledaña a la cafetería Las terraza de Calle Diez en el consejo popular de Santa Bárbara en Santiago de Cuba. Una música agradable invade los oídos y hasta allí vestidas con ropas deportivas acuden fundamentalmente mujeres, de diferentes edades que se van colocando en los espacios que según conocí, corresponden a cada una.

Casi siempre presurosa llega saluda y se pone frente al grupo una joven morena que explica los ejercicios del día y el interés de que el objetivo de emplear una hora de la mañana para el Tai Chi le sea provechoso y así comienza sus clases cada semana invariablemente la profesora de Tai chi Dañolis Ruiz Casero, graduada de cultura física y quien desde la carrera optativamente se ha ido especializando en una de las ramas de las artes marciales.

Su interés y el que muestran las discípulas que poco a poco no dejan espacios en el área de los ejercicios motivan mi curiosidad por ello al final de la clase que observo con atención le pido unos minutos para compartir con los lectores de este sitio tan grata experiencia.¿Cuál es el origen de esta práctica profe y que garantías tiene para la salud?

Surgió gracias a un monje chino llamado Bodhidharma, el cual viajó a la India en busca de las escrituras sagradas de Buda en donde aprendió varias técnicas para fortalecer el cuerpo y también la mente y está dirigida al ejercicio y la meditación.

En los últimos tiempos es frecuente en muchos lugares ver a las personas practicando el Tai Chi ¿a qué cree Dañolis que se deba esto?

El Tai Chi forma parte de un estilo de vida saludable; de hecho, la medicina tradicional china recomienda la práctica de esta disciplina para el mantenimiento y equilibrio de la salud, física, mental y espiritual, los tiempos que corren tan agitados en todos los sentidos hacen que las personas busquen vías para descargar el estrés, nutrirse de buenas energías y ayuda mucho, el personal de salud lo recomienda en diferentes patologías e incluso nos visitan y asesoran.

Pudieras contarnos algunas de sus experiencias con sus alumnas…

Claro que si dice la profe, tengo dos grupos de diversas edades que oscilan entre 20, 60 y más edad porque en el Tai Chi los movimientos son suaves, de forma natural, relajada, fluida y, a la vez, lenta; no se aplica la fuerza ni la rapidez, por lo tanto están al alcance de todo el que esté dispuesto, ayuda no solo con el estrés y la depresión sino con otras patologías como los problemas de la cervical, el insomnio, la hipertensión, los nervios, las cardiopatías, la circulación, el asma.

Yo tuve una alumna con grandes trastornos nerviosos que cuando llego pensé que me iba a causar un problema por su estado, pero con la ayuda de la piscología, le di tarea, la empecé a tratar y con los ejercicios mejoró su estado de ánimo, la capacidad de concentración y aseguraba que el Tai Chi la había revivido, fíjese si es bueno, ella nunca falta y cada vez la veo mejor y así pudiera ponerle otros ejemplos.

Gracias profesora el entusiasmo con que llegan y terminan sus alumnas, la presencia cada semana de este lugar lleno evidencia dice que el impacto es favorable y que su dedicación también hace muy buen efecto. Muchas Gracias Dañolis,le digo y parto rumbo a mi trabajo pensando en que quizás yo también uno de estos días pudiera sumarme al grupo.

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.