Prosperan programas para la producción de alimentos en Santiago de Cuba

Santiago de Cuba, 13 dic.— La producción de alimentos es tarea de primer orden en la provincia de Santiago de Cuba, donde prosperan cultivos de ciclo corto alrededor de la ciudad y sus municipios para abastecer a la población y sostener los Polígonos agroindustriales en Revolución.

Son tareas que se consolidan por la renovación de fincas de la Empresa Forestal Gran Piedra Baconao y las Cafetaleras de los macizos montañosos, a la vez que se reforestan zonas y se siembran frutas, plátano y aguacate intercalados en las plantaciones de café.

Las mejores experiencias se muestran en la Finca Chalons y El Anillo, de la localidad cabecera, a través de hectáreas (ha) dedicadas a la reproducción animal, de plantas ornamentales, frutales, viandas, espejos de agua con especies acuícolas, flores, hortalizas y vegetales, entre otras.

Manuel Baute, jefe de Chalons, en el anillo de la urbe ciudad cabecera, explicó lo realizado para garantizar la alimentación de fin de año a la población santiaguera y continuar produciendo con la ventaja de la cercanía para distribuir con menor uso de transporte especializado.

En ese espacio implementaron programas apícolas que ayudan a la reforestación de esa franja, así como los dedicados al fomento de la cría de conejos, pavos, ovejas y carneros de raza, y pollos camperos de ceba, cuya primera oferta a la población será en las ferias previstas a partir del 15 de diciembre de 2019, en puntos de la ciudad.

Unas 75 hectáreas (ha) con cultivos empalados de calabaza, pepino, habichuela, áreas de césped y otros productos se muestran en El Anillo, a tres kilómetros de la ciudad y dirigida por Alexander Ramírez, jefe de producción de la agroforestal Santiago.

La Unidad Básica realiza, también, la repoblación de árboles y otras especies en el macizo montañoso Caney-Canasí-Gran Piedra, al sur de la provincia, y es la encargada de los arbustos decorativos para parques, plazas y el cementerio Santa Ifigenia, de Santiago.

Renovar esa zona boscosa incluye frutales, especies madereras y la recuperación del mango de bizcochuelo, cuentan con sistemas de riego y modernos tractores con implementos, entre esos la tercera máquina trasplantadora de árboles que existe en el país.

De forma voluntaria acuden afiliados de los diferentes Sindicatos, y socialmente están apoyados por la comunidad agroforestal Hermanos Marañón, primera del territorio con 82 familias de obreros forestales y una moderna minindustria procesadora de frutas y vegetales. María Antonia Medina Téllez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − 1 =