Y hubo Cucalambeana

Granma
Granma
Órgano Oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.
Y hubo Cucalambeana

Si bien ha sido necesario repensar los modos de hacer, transformar las rutinas de creación, y diversificar hacia el ámbito virtual, la fiesta suprema de las tradiciones campesinas, la Jornada Cucalambeana se desarrolló bajo la premisa de una propuesta online, sin renunciar con ello a su objetivo esencial: la defensa de todo un tesoro cultural que crece fértil en los campos de Cuba

Las Tunas, 2 jul.— Sobra decir que el impacto de la pandemia no ha podido hacer mella en el quehacer cultural de esta Isla. Si bien ha sido necesario repensar los modos de hacer, transformar las rutinas de creación, y diversificar hacia el ámbito virtual la divulgación de lo que, en materia artística, tiene lugar en Cuba, todo ello, lejos de implicar un declive, removió de manera muy interesante las fibras de la creatividad.

Durante este periodo, importantes eventos que ya acontecen de manera sistemática y han ganado un alto prestigio nacional e internacionalmente, se trasladaron a las plataformas digitales y, desde allí, se establecieron los lazos para compartir obras y talento.

A ese empeño se sumó la fiesta suprema de las tradiciones campesinas, la Jornada Cucalambeana, que se desarrolló bajo la premisa de una propuesta online, sin renunciar con ello a su objetivo esencial: la defensa de todo un tesoro cultural que crece fértil en los campos de Cuba. El mayor homenaje fue, como de costumbre, para el poeta bucólico cuyo legado inspiró este evento, Juan Cristóbal Nápoles y Fajardo, El Cucalambé, en el aniversario 191 de su natalicio, y también para el grupo portador tunero Petit Dancé, que celebra su aniversario 95.

Sin duda el reto ha sido grande. Fue difícil apartarse de lo que se ha constituido en un espacio de confraternización, donde el pueblo tunero es siempre protagonista indiscutible, y acompaña el colorido escenario que tiene al Cornito como sede principal. Sin embargo, la décima improvisada y escrita, los debates teóricos, la presentación de niños y jóvenes que se declaran también como cultores de tan altas expresiones de cubanía, no faltaron durante los cuatro días del evento.

A través de Twitter, Facebook e Instagram, con cuentas creadas al efecto, fue posible compartir obras en concurso, realizar foros con temáticas diversas, exponer investigaciones relacionadas con el empeño de preservar la tradición campesina y lograr que se transmita a las nuevas generaciones. Así se desarrolló el Catauro de la Décima, los foros Por los caminos del canto y el verso, y Diversidad, esencia e identidad, este último organizado por la Brigada de Instructores de Arte José Martí (bjm) y el Centro Provincial de Casas de Cultura (cpcc). Tuvo lugar también el Concurso Nacional de Improvisación Justo Vega, que contó con divulgación en populares espacios como Palmas y Cañas.

Una vez más, hermanos de otras naciones enriquecieron la cita con las peculiaridades de sus tradiciones y cultura nacionales.

Así se defendió la 53 Jornada Cucalambeana, que pasará a la historia por ser la primera con carácter online, pero sobre todo, porque más allá de la marca del distanciamiento físico, hubo mucho calor humano. (Leidys María Labrador Herrera)

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.