Díaz-Canel en la ONU: la Revolución sigue viva y pujante(+Video)

Díaz-Canel en la ONU: la Revolución sigue viva y pujante(+Video)

La Habana, 26 sep.— Pese a la existencia del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba, la Revolución sigue viva y pujante, afirmó Miguel Díaz-Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, al intervenir en la LXXIII sesión de la Asamblea Nacional de Naciones Unidas.

El mandatario cubano expresó que el cambio de gobierno no debe ilusionar a los enemigos, sino que la Isla continúa con el objetivo de construir una sociedad próspera y sostenible.

El bloqueo constituye un obstáculo fundamental en el desarrollo del país y en la realización de las aspiraciones de progreso y de bienestar de varias generaciones de cubanos, expresó.

El gobierno norteamericano tiene una retórica agresiva y acomete una política para subvertir la Revolución, para lo cual ha fabricado escenarios de tensión, lo cual contrasta con las relaciones diplomáticas existentes entre los dos países y la existencia de proyectos de colaboración, aseveró el jefe de Estado.

Declaró que Cuba mantiene la disposición a desarrollar una relación respetuosa y civilizada con Estados Unidos, sobre la base de la igualdad soberana y el respeto mutuo, voluntad del pueblo de la mayor de las Antillas, compartida con la mayoría de los ciudadanos estadounidenses.

Añadió que continúa vigente el reclamo por el levantamiento del bloqueo, la devolución del territorio donde se asienta la base naval de Guantánamo y la compensación justa por los daños económicos y humanos ocasionados durante más de cinco décadas.

En su intervención ante la Asamblea General de la ONU, Díaz-Canel recordó el paso por Naciones Unidas del Comandante en Jefe Fidel Castro, el General de Ejército Raúl Castro, Ernesto Che Guevara y Raúl Roa, Canciller de la Dignidad, quienes llevaron a ese escenario la voz de los cubanos y de otros pueblos latinoamericanos y caribeños, africanos, asiáticos y no alineados.

El Presidente cubano expresó que en el mundo el 0,7 por ciento más rico de la población puede apropiarse del 46 por ciento de toda la riqueza, mientras el 70 por ciento más pobre solo accede al 2,7 por ciento de esta.

Tres mil 460 millones de seres humanos sobreviven en la pobreza, 821 millones padecen hambre, 758 millones son analfabetos y 844 millones carecen de servicios básicos de agua potable, cifras todas que manipulan los organismos globales pero que al parecer no alcanzan a movilizar suficientemente la conciencia de la llamada comunidad internacional, dijo.

Díaz-Canel aseguró que esas realidades no son fruto del socialismo como dijo este martes en la ONU el Presidente de Estados Unidos Donald Trump, sino del capitalismo, especialmente del imperialismo y el neoliberalismo, sistema opuesto a la solidaridad y a la participación democrática.

Que nadie nos engañe diciendo que la Humanidad no cuenta con recursos materiales, financieros y tecnológicos suficientes para erradicar la pobreza, el hambre, las enfermedades prevenibles y otros flagelos, lo que no existe es la voluntad política de los países industrializados, quienes tienen el deber moral, la responsabilidad histórica, y recursos abundantes, para resolver tales problemas, sentenció el mandatario.

Señaló que al mismo tiempo en que se alega insuficiencia de fondos para cumplir los objetivos y metas de la Agenda 2030 o enfrentar el creciente impacto del cambio climático, en 2017 se derrocharon en gastos militares 1,74 billones de dólares, la cifra más alta desde el fin de la Guerra Fría.

Rechazó la postura de Estados Unidos, uno de los principales contaminantes, de no acompañar a la comunidad internacional en el cumplimiento del Acuerdo de París sobre cambio climático, con lo cual compromete la vida de las generaciones futuras y la supervivencia de las especies, incluida la humana.

La cooperación internacional para la promoción y protección de los derechos humanos es un imperativo, pero su manipulación discriminatoria y selectiva, con pretensiones de dominación, violan los derechos a la paz, a la libre determinación y al desarrollo de los pueblos, sentenció el Presidente cubano.

Aseguró que Cuba rechaza la militarización del espacio ultraterrestre y del ciberespacio, así como el empleo encubierto e ilegal de las tecnologías de la información y las comunicaciones para agredir a otros Estados.

El mandatario llamó a completar el prometido fortalecimiento de la Asamblea General de la ONU como principal órgano de deliberación, decisión y representación, y a no retardar la reforma del Consejo de Seguridad, urgido de ajustarse a los nuevos tiempos, democratizando su composición y métodos de trabajo.

Díaz-Canel citó al Comandante en Jefe Fidel Castro, cuando al intervenir en la Sesión Conmemorativa Extraordinaria de la Asamblea General de las Naciones Unidas por el L aniversario de la ONU expresó que “queremos un mundo sin hegemonismos, sin armas nucleares, sin intervencionismos, sin racismo, sin odios nacionales ni religiosos, sin ultrajes a la soberanía de ningún país, con respeto a la independencia y a la libre determinación de los pueblos (…).

Sin embargo, advirtió, más de 20 años después de esa demanda ninguno de esos males ha tenido cura, por lo que debe insistirse en la búsqueda de soluciones.

En ese sentido, mencionó la declaración de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, adoptada en el último día de sesiones de la II Cumbre de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), efectuada en 2014.

Contrapuso ese hecho con la decisión de la actual administración estadounidense de proclamar la vigencia de la Doctrina Monroe y de privilegiar solo los intereses imperialistas, como lo evidencia sus ataques contra la Revolución Bolivariana, por lo cual ratificó el absoluto respaldo de su país al mandatario Nicolás Maduro.

Además, denunció los intentos por desestabilizar al gobierno de Nicaragua y desmontar sus avances socio-económicos.

Reiteró la histórica solidaridad de Cuba con las causas de las naciones caribeñas, con la independencia de Puerto Rico, la condena a la injusta encarcelación de Luis Inácio Lula en Brasil, los reclamos de Argentina sobre las Malvinas, la lucha del pueblo de Palestina, así como también la solución al conflicto saharauí, y el respeto al acuerdo nuclear con Irán.

Rechazó la continua expansión de la Organización del Atlántico del Norte hacia las fronteras de la Federación de Rusia, la imposición de sanciones comerciales ilegales contra la República Popular China y la Unión Europea, todo lo cual tendrá consecuencias dañinas, sobre todo para los subdesarrollados, aseguró.

Díaz-Canel dijo sentirse emocionado de estar en la misma tribuna donde hace 58 años Fidel Castro pronunció verdades poderosas que hoy están vigentes, y llamó a la comunidad internacional a hacer realidad las nobles aspiraciones de la Humanidad. (Jeniffer Rodríguez Martinto, Lino Lubén y José Armando Fernández Salazar)

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.