Responden directivos de trabajo en la provincia cuestionamientos sobre horarios de jornada laboral

Foto: José Vladimir Pérez

Muchas dudas se generan entre la clase obrera como resultado de las medidas que adoptan las administraciones para reajustar la jornada laboral. Directivos del Ministerio de Trabajo en la provincia explican cuáles son algunas de las variantes aplicadas en el territorio

Santiago de Cuba, 15 oct.— El escenario que vive el país desde el pasado mes de septiembre -a raíz de la situación energética- conlleva a que las administraciones reajusten los horarios de inicio y culminación de la jornada de trabajo a partir de los regímenes laborales establecidos, con el propósito de ahorrar portadores energéticos.

Como ya se ha explicado en los medios de comunicación, dichas medidas no deben descuidar la protección de los recursos humanos, teniendo en cuenta que en situaciones excepcionales, se adoptan medidas excepcionales.

Foto: José Vladimir Pérez

En la provincia como en el resto del país se trazan estrategias en materia laboral con el objetivo de ayudar y facilitar a que no haya un impacto negativo en el ingreso de los trabajadores. Muchas entidades han acudido a la variante de correr los horarios para que no haya una fuerte incidencia en la transportación durante el horario pico, -en Cuba a partir de las 4.00 pm y hasta la 7.00 pm-.

En entrevista con directivos del Ministerio de Trabajo se conoció que entre las variantes aplicadas en el territorio están el deslizamiento del inicio de la jornada sin afectar el régimen de 8 ó 9 horas, según sea el caso, así como la disminución de la faena y en este punto -enfatizó el funcionario- es importante esclarecer que al trabajador se le paga por las horas trabajadas tal y como lo establece el Código de Trabajo.

Hay entidades como la Empresa Provincial de Transporte que sufren el déficit de combustible y originan un proceso de interrupción laboral, y en el Código de manera explícita se expone que la primera opción a buscar por las administraciones es la reubicación de los trabajadores.

Foto: José Vladimir Pérez

Si no se puede se le paga garantía laboral su salario básico correspondiente a las primeras 240 horas, de permanecer interrupto pierde la garantía salarial, pero mantiene el vínculo con la entidad.

En relación a si hay afectación con el salario en caso de que el trabajador llegue tarde, la fuente explicó que “si el trabajador llega tarde por vivir lejos u otras casusas que se justifiquen por esta situación circunstancial las administraciones deben de tener un mínimo de comprensión. Si llega tarde a los efectos de la disciplina no se debe considerar una indisciplina, pero se paga siempre por las horas trabajadas”.

Tras aclarar algunas inquietudes el directivo enfatizo en las posibilidades de potenciar el telempleo en las empresas o sectores que tienen condiciones para hacerlo, así como el trabajo a domicilio. Buscar alternativas que permitan garantizar el rendimiento y la eficacia de las fuerzas laborales también nos pone en mejores condiciones para atenuar la actual situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cinco =