Mausoleo a José Martí: sitio de homenaje perenne al Héroe Nacional

Santiago de Cuba, 18 oct.— Inaugurado el 30 de junio de 1951 el mausoleo a José Martí está conformado por un conjunto arquitectónico de 26 metros de alto y 86 de largo.

En su parte frontal consta de una calle peatonal de mármol que comunica el exterior de la necrópolis con el monumento y que lo atraviesa hasta los límites posteriores del terreno. Está enmarcado por 28 monolitos representando los 28 campamentos donde estuvo Martí cuando participó en la guerra desde su desembarco por Playitas hasta su caída en Dos Ríos. En Cada monolito se puede leer el nombre del campamento y un Pensamiento Martiano.

La parte superior tiene forma hexagonal y en cada arista se ubica una cariátide representando las 6 antiguas provincias de Cuba, mientras en el interior, están los escudos de estos territorios.

Justo en el centro del mausoleo se encuentra la cripta funeraria confeccionada en bronce donde reposan los restos del apóstol, que descansan sobre tierra traída desde todos los países de América. La misma está cubierta con la bandera cubana y acompañada por un ramo de flores.

La escultura de José Martí, está hecha en mármol italiano de Carrara, que por su color blanco simboliza la pureza de los ideales de un Martí que se muestra sentado, meditativo y presto a escribir. Es esta una digna representación del maestro, poeta, escritor, periodista, intelectual y preocupado por la situación de los pueblos de nuestra América.

Está ubicada en el deambulatorio y se encuentra de frente al este por donde nace el Sol en el oriente de la isla. Desde este sitio los visitantes pueden tener mayor visión de la escultura y la parte interior del conjunto arquitectónico.

En lo alto se encuentra el lucernario, el cual posibilita la entrada de luz natural durante el día, y en determinados horarios da paso a los rayos solares para que se reflejen directamente sobre la urna funeraria.

También están presentes aquí los escudos de 20 Repúblicas de América colocados en orden alfabético.

El 19 de mayo de 2002 en saludo al 107 aniversario de su caída en combate en Dos Ríos inicia la Guardia de Honor en homenaje al Héroe Nacional. 5 años después el 30 de julio del 2007 el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros Raúl Castro Ruz inaugura la llama eterna.

Apacible y majestuoso, entre las palmas y los rayos del sol es este un sitio de homenaje perpetuo al hombre sincero de los versos sencillos, al autor intelectual del Moncada, al organizador de la guerra emancipadora de 1895, a un hijo consagrado de América cuyo pensamiento “Con todos y para el bien de todos”, continúa mostrando hoy el camino seguro para la indepencia definitiva de la patria Grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Once + 4 =