Abril 2002, cuando el pueblo de Venezuela salvó la patria

Prensa Latina
Prensa Latina
https://www.prensa-latina.cu/
Abril 2002, cuando el pueblo de Venezuela salvó la patria
¡De aquí no nos moveremos!, ¡que regrese nuestro presidente! gritaba la mañana del 13 de abril de 2002 el enardecido pueblo venezolano en las afueras del Palacio de Miraflores (sede del Ejecutivo).

Luego de dos días de enfrentamientos, detenciones arbitrarias de diputados y líderes revolucionarios, de falsas noticias e incertidumbres, la acción permanente de las masas junto a las fuerzas armadas lograría lo impensable: rescatar al mandatario Hugo Chávez (1954-2013) y retomar la institucionalidad del país.

Ni el propio Chávez, creyó que aquello fuera posible tan pronto y así se lo confesó al diputado Ángel Rodríguez.

“Apenas nos encontramos tras su regreso, me abrazó y me dijo te voy a decir una cosa, yo creía que esto iba a durar más tiempo”, recuerda emocionado Rodríguez, durante una entrevista a la productora Alpargata Mediática.

La movilización popular, la lealtad de los militares y las acciones de los principales dirigentes del gobierno dieron al traste con las intenciones de la oligarquía, que junto a la iglesia católica, con el auspicio de Estado Unidos y la complicidad de los medios de comunicación, preparó y ejecutó el golpe de Estado. El gobierno de facto del presidente de Fedecámaras, Pedro Carmona, duró apenas 47 horas y se convirtió en el de más corto periodo de tiempo en la historia de América Latina.

Carta Chavez No Renuncia 130402

El pueblo, protagonista de la gesta

Para analistas, historiadores y testigos de lo ocurrido en Venezuela el 11, 12 y 13 de abril, incluso para aquellos no afines al proceso, no cabe la menor la duda de que el gran protagonista fue, definitivamente, el pueblo.

El analista político Fernando Rivera, quien por aquel entonces militaba en el movimiento estudiantil M23 y participó en los hechos, aseguró a Prensa Latina que la gran lección de esos días fue la demostración del poder de las masas populares en los procesos revolucionarios.

“Un pueblo movilizado, casado con un proyecto político puede preservar la esperanza de la mayoría, a pesar de la fuerza de la minoría. Ese hecho confirmó que la mejor garantía para la victoria es la unidad”, enfatizó el investigador.

Por su parte, Freddy Bernal, en aquel momento Alcalde de Caracas, rememora como desde la tarde-noche del 12 de abril millones de venezolanos comenzaron a desplazarse y desde los cerros una gran ola humana bajaba rumbo a Miraflores a defender a su presidente.

“La movilización masiva y la acción leal de la guardia de honor presidencial, fue lo que permitió derrocar el golpe en tan breve tiempo. Yo no me equivoqué, siempre supe que sería el pueblo el único que defendería el proceso”, enfatizó.

De igual forma-subraya- la derecha estaba consciente de eso, por ello todo el tiempo trataron de silenciar de una forma u otra a los principales líderes, unos prisioneros, otros, como en mi caso, lo anunciaban como que estábamos muerto.

“Imagine, a mí me mataron tres veces. Claro para tratar de desmoralizarnos”, comenta irónicamente Bernal y sonríe recordando aquellos tensos días de abril.

Yo sabía que me estaban buscando, rememora, pero tampoco podía permitir que nos dieran por muertos, así que llamé al vicepresidente de RCTV y le dije que había visto la noticia, “este muerto está vivo y quiero que lo sepan”.

“Salí para allí y habían tres cordones de seguridad de los mismos que me estaban buscando para matarme, dejé a los muchachos que me acompañaban y les dije esperen aquí, me paré y dije: ¡PERMISO!, nadie me detuvo, allí declaré, cuando la gente me vio en la televisión salieron para allá”, explicó. Bernal evoca ese momento en que sale de la televisora y miles de personas le esperaban afuera, “sin darme cuenta me cargaron, vamos a Miraflores gritaban, un muchacho alto, blanco de pelo rojo me subió sobre sus hombros y así cargado me llevó hasta el Palacio, con esa gran masa humana detrás”.

Para el actual gobernador del Táchira, ese proceso marcó definitivamente el devenir histórico y político de la Revolución.

Cuando regresamos a Miraflores y logramos entrar en medio de la multitud, ya estábamos seguro que no habría marcha atrás, «insisto siempre creí en el pueblo, pero nunca imaginé la magnitud de la fuerza popular, ni siquiera Chávez”.

Al llegar, el presidente me abrazó y me dijo «Freddy, yo te dije que el pueblo iba a reaccionar, pero no pensé que lo iba hacer sólo en horas. Es grande este pueblo, por eso yo no tengo otra opción que entregarme a ellos».

Chavez Al Pueblo 140402

13 de abril, la victoria definitiva

El sábado 13 de abril, desde horas de la mañana los seguidores del presidente Chávez iniciaron protestas en todo el país exigiendo el retorno del mandatario, secuestrado en la base militar de la Isla de La Orchila.

Las principales autopistas que enlazan a Caracas con el oriente y occidente del país quedaron trancadas por miles de manifestantes que bajaban espontáneamente de los barrios y los cerros.

«Chávez, amigo, el pueblo está contigo» y «Chávez no renunció, lo tienen secuestrado», eran las consignas que estremecían las calles y carreteras, millones de personas a una sola voz exigían el regreso del jefe de Estado, pero apenas unas pocas emisoras transmitían lo sucedido, una vez más el silencio mediático.

En tanto, la emblemática 42 Brigada de Infantería Paracaidista del Ejército venezolano, en la ciudad de Maracay, estado Aragua, declara su adhesión al orden constitucional y activa la Operación de Rescate de la Dignidad Nacional, junto con la Guardia de Honor Presidencial.

Videos tomados por algunos medios muestran las imágenes de los golpistas huyendo en bandadas de la sede del Ejecutivo, ante el empuje de las masas.

Recuperadas las instalaciones del Palacio de Miraflores el entonces vicepresidente, Diosdado Cabello, es juramentado como presidente provisional de Venezuela según lo establecido en el artículo 234 de la Carta Magna.

Finalmente, en la madrugada del 14 de abril, un comando militar efectúa el rescate de Chávez en la Orchila y trasladan al presidente hasta Miraflores donde la multitud coreaba: «¡volvió, volvió, volvió!».

El pueblo venezolano acababa de protagonizar una gesta sin igual que marcó para siempre el devenir histórico de la Revolución bolivariana y el futuro político del país, consolidando la unión cívico-militar, convertida en la mayor fortaleza del proceso bolivariano a lo largo de estos 20 años.

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.