Empleo de drones beneficiará agricultura cañera en Ciego de Ávila

La realización de estudios en plantaciones cañeras, con el empleo de tecnologías de avanzada (drones con cámaras de imagen real y multiespectrales, e instantáneas satelitales) favorecerán el desarrollo de la zafra azucarera 2021-2022 en la Empresa Agroindustrial Ciro Redondo, de la provincia de Ciego de Ávila.
Empleo de drones beneficiará agricultura cañera en Ciego de Ávila

Ciego de Ávila, 28 dic.— La realización de estudios en plantaciones cañeras, con el empleo de tecnologías de avanzada (drones con cámaras de imagen real y multiespectrales, e instantáneas satelitales) favorecerán el desarrollo de la zafra azucarera 2021-2022 en la Empresa Agroindustrial Ciro Redondo, de la provincia de Ciego de Ávila.

El máster en Ciencias Homero Menéndez Pérez, director de la Agencia de Teledetección de Geocuba, precisó que el uso de estos medios permitió determinar la realidad y el estado de los cultivos, con precisiones sobre la presencia de bejucos que dificultan los cortes mecanizados y manuales.

Tras ser identificada la presencia de esa maleza se previó la fumigación con el empleo de drones, con la finalidad de humanizar las labores en los campos durante la próxima contienda azucarera, destacó.

Explicó que se ejecutará un monitoreo mediante imágenes satelitales para determinar la cantidad de caña, su maduración y el momento más adecuado para los cortes, lo cual permitirá un mejor aprovechamiento de las áreas cultivadas para la obtención de azúcar y otros derivados.

Además del trabajo con el Grupo Empresarial Azucarero Azcuba en la reorganización de sus plantaciones, Geocuba actualiza las bases cartográficas agrícolas, tabacaleras y forestales en el país para uso del Ministerio de la Agricultura, proceso que debe concluir en el primer semestre del año 2022, dijo.

En la provincia de Ciego de Ávila, con producciones que tributan al balance nacional, estos estudios se encuentran a un 80 por ciento de su ejecución, lo que permite disponer de informaciones sobre las siembras, el estado de cultivos extensivos como la caña, las viandas y frutales, y las condiciones de los sistemas de riego, aseguró.

El territorio avileño es piloto en la realización de estas indagaciones, que tributarán a su adaptación al cambio climático, cuyos efectos se sentirán con fuerza en la agricultura, debido a la elevación del nivel medio del mar y, como consecuencia, la salinización de las aguas y los suelos, enfatizó.

La Unión Agropecuaria Militar de esa provincia se beneficiará con la asignación de drones, dispositivos que sustituirán las fumigaciones con tractores, lo que evitará la compactación de los suelos y los daños provocados a las plantaciones por maquinarias pesadas, precisó.

Menéndez Pérez argumentó que estos equipos son capaces de asperjar hasta tres hectáreas por vuelo, a razón de tres cada 15 minutos y unas 80 diarias; además de ahorrar fertilizantes, minimizar los perjuicios al medio ambiente y evitar afectaciones a campos colindantes.

Al poseer cámaras con elevadas prestaciones, los drones pueden identificar, de manera puntual, las áreas afectadas por plagas o malezas, lo que permite programarlos para fumigar sitios específicos, detalló.

Acopladas a aviones no tripulados, las cámaras RGB (por sus siglas en inglés, alusivas a los colores rojo, verde y azul), son dispositivos que disponen de un sensor que mide la capacidad de luz dentro del espectro visible a tres colores, según el sitio web Iberdrone.

Con ellas, expone esa plataforma, es posible interpretar las tonalidades en función de los daños en la vegetación y cultivos, zonas encharcadas, u otras anomalías sobre los terrenos, por lo que constituyen una buena opción para iniciarse en la agricultura de precisión.

“Las cámaras multiespectrales permiten llegar más lejos y captar radiaciones invisibles al ojo humano e interpretarlas en colores. Estos dispositivos captan más de tres colores, llamados bandas espectrales, y pueden alcanzar hasta seis bandas”, argumenta la propia plataforma.

En términos de agricultura de precisión, estos sensores pueden captar y calcular índices de vegetación que indican el bienestar y la salud de las plantas; es posible detectar y comparar las características de la flora y los cultivos para prevenir futuros daños y plagas que afecten las producciones. (Román Romero López)

 

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.