A 63 años de la liberación del poblado de Maffo

Margarita Piedra Cesar
Margarita Piedra Cesar
Jefa de redacción digital
La Batalla de Maffo fue dirigida personalmente por el Comandante en Jefe Fidel Castro y tomaron parte en ella tropas del Primer y Tercer Frentes, que con singular valor combatían titánicamente soportando los ataques de la aviación batistiana con ametrallamientos y lanzamientos de bombas de 250 y 500 libras, que también caían sobre la indefensa población.
A 63 años de la liberación del poblado de Maffo

Santiago de Cuba, 30 dic.— La Batalla de Maffo fue dirigida personalmente por el Comandante en Jefe Fidel Castro y tomaron parte en ella tropas del Primer y Tercer Frentes, que con singular valor combatían titánicamente soportando los ataques de la aviación batistiana con ametrallamientos y lanzamientos de bombas de 250 y 500 libras, que también caían sobre la indefensa población.

El 30 de diciembre de 1958 el régimen del tiránico Fulgencio Batista bien pudiera decirse que entraba en estado de coma, pues los territorios villareño y oriental estaban prácticamente en manos del Ejército Rebelde y su caída total era sólo cuestión de horas.

En Las Villas se combatía fuertemente en la capital, Santa Clara, donde tropas de la Columna 8 Ciro Redondo, al mando del Che, dominaban casi toda la ciudad habiendo reducido puntos tan vitales como la Loma del Capiro y el Tren Blindado, con centenares de soldados hechos prisioneros y miles de armas y proyectiles ocupadas, mientras que se avanzaba hacia el regimiento Leoncio Vidal, con unos tres mil soldados acantonados.

En Oriente, por su parte, sólo se combatía tenazmente en el poblado de Maffo, donde poco más de un centenar de soldados se habían guarecido ofreciendo una fuerte resistencia por cerca de 20 días, en los almacenes del Banco de Fomento Agrícola e Industrial de Cuba, conocido por BANFAIC.

Es así como el 29 de diciembre llega a la zona de operaciones de Maffo el Comandante Raúl Castro y ante la negativa enemiga de rendirse, ordena preparar un carro con gasolina y mediante una manguera riega las naves del BANFAIC para luego prenderles fuego.

La soldadesca, dándose cuenta de que era imposible escapar del infierno en que se convertiría aquel lugar, al día siguiente 30 de diciembre, depone las armas y capitulan ante el empuje del Ejército Rebelde. Eran exactamente las 5 y 30 de la tarde.

El balance de esta batalla fue por parte del Ejército de Batista de un soldado muerto, diez heridos, 120 soldados capturados y hechos prisioneros, además de capturar 130 armas y 58 mil proyectiles. De parte de los rebeldes el número de muertos fue de cinco y el de heridos de veinte.

Con la victoria de Maffo el 30 de diciembre de 1958, hace 63 años, se decidía prácticamente el fin de la resistencia batistiana en torno a la ciudad de Santiago de Cuba y todas las tropas del Primer y Tercer Frentes participantes en la batalla se unirían a la del Segundo Frente en las cercanías de Palma Soriano disponiéndose para el asalto final a la capital oriental.

 

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.