Asesinato de jóvenes cubanos en Goicuría y O’Farril

Margarita Piedra Cesar
Margarita Piedra Cesar
Jefa de redacción digital
En la madrugada del 8 de noviembre de 1958 efectivos del Servicio de Inteligencia Militar y de la policía del régimen asaltaron un apartamento del edificio situado en las calles Goicuría y O'Farril en la barriada de la Víbora en La Habana, donde se ocultaban los revolucionarios Ángel Ameijeiras (Machaco), jefe de acción y sabotaje del Movimiento 26 de Julio en la capital, así como Rogelio Perea y Pedro Gutiérrez, además de Norma Porras esposa de Machaco quien se encontraba en estado de gestación.
Asesinato de jóvenes cubanos en Goicuría y O’Farril

Santiago de Cuba, 8 nov.— En la madrugada del 8 de noviembre de 1958 efectivos del Servicio de Inteligencia Militar y de la policía del régimen asaltaron un apartamento del edificio situado en las calles Goicuría y O’Farril en la barriada de la Víbora en La Habana, donde se ocultaban los revolucionarios Ángel Ameijeiras (Machaco), jefe de acción y sabotaje del Movimiento 26 de Julio en la capital, así como Rogelio Perea y Pedro Gutiérrez, además de Norma Porras esposa de Machaco quien se encontraba en estado de gestación.

Aunque sorprendidos los combatientes clandestinos se enfrentaron valerosamente a varias decenas de esbirros en un combate desigual que se prolongó por cinco horas y media donde se emplearon todo tipo de armamentos ligeros y hasta bombas y granadas. Los revolucionarios sólo pudieron ser doblegados cuando agotaron la última bala no sin antes dejar heridos a diez de los agentes represivos e incendiar un carro patrullero por lo que este ha sido considerado como el combate más prolongado de la lucha clandestina.

Según testigos, los tres combatientes Ángel Ameijeiras de 33 años, Rogelio Perea de 21 y Pedro Gutiérrez de 30 años de edad, fueron sacados vivos del apartamento. Posteriormente los tres hombres fueron salvajemente torturados y asesinados aunque el régimen informó a la prensa que habían sido muertos en el enfrentamiento. Norma Porras la esposa de Machaco Ameijeiras fue conducida al hospital de emergencias donde recibió atención médica y posteriormente trasladada al hospital de la policía donde 33 días después la sorprendió el triunfo revolucionario del Primero de Enero de 1959.

Al siguiente día de este hecho, el 9 de noviembre de 1958, Radio Rebelde en transmisión desde la Sierra Maestra anunciaba el ascenso a grado de Comandante pos morten de Ángel Ameijeiras y en una alocución al pueblo de Cuba rendía homenaje a los combatientes caídos por el heroísmo con que enfrentaron las fuerzas del tirano sin importarle el número de enemigos.

63 años después del combate de Goicuría y O’Farril la patria recuerda a los combatientes asesinados y rinde homenaje a su heroísmo consagrando lo dicho por el Héroe Nacional cubano José Martí, “la sangre de los buenos no se derrama en vano”

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.