Persiste irresponsabilidad en el cuidado de menores a pesar de la situación epidemiológica en Santiago de Cuba

Spread the love

Santiago de Cuba, 9 sep.— A pesar de la ligera disminución de casos con Covid-19 en Santiago de Cuba durante las últimas semanas, y de las medidas restrictivas orientadas por las autoridades de la provincia para limitar el movimiento en la ciudad se mantiene el andar constante en las calles sobre todo a lo interno de los barrios como constatamos en Sorribes y los Olmos.

Aunque el curso escolar acaba de reiniciar este 6 de setiembre de manera semi presencial, aún es posible ver menores de edad jugando en las calles como si el peligro existente por la Covid-19 solo fuera un discurso reiterativo o una realidad etérea de la que al parecer solo algunas familias son conscientes.

No se trata de una formula exacta para imponer el cuidado de los menores en cada uno de los hogares cubanos, se trata de preservar el futuro de quienes con sonrisas y dulces miradas nos hacen responsables de sus cuidados.

Durante los últimos meses alarmantes cifras de contagios con el nuevo coronavirus se han producido en Cuba entre la población pediátrica, que ya sobrepasan los 117 500 menores diagnosticados en toda la pandemia. Situación a la que se suma el incremento diario del número de lactantes positivos a la Covid-19.

Hasta inicios de esta semana, por ejemplo, la cifra de confirmados en edades pediátricas ascendió a 1 792, contagiados. Varios de los pacientes pediátricos que se encuentran reportados en estado grave o crítico son lactantes.

Tristemente, este lunes 6 de septiembre se lamentó el fallecimiento de una niña de apenas dos meses, a causa de complicaciones de la enfermedad.

Con estos datos ofrecidos por el sitio oficial del Ministerio de Salud Pública se enciende la alarma para que el actuar sensato de las familias, no sea en vano cuando toque a las puertas el intempestivo virus.

Si bien, la ciencia cubana ha provisto una aplaudible solución para edades pediátricas permitiendo que sea precisamente esta pequeña isla bloqueada por el gobierno estadounidense, el primer país con una campaña de vacunación infantil, corresponde a los de casa ser los primeros interesados porque los pequeños no sean víctima de esta enfermedad.

La primera vacuna debe ser el cuidado oportuno desde casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *