1er manifiesto del M-26-7 llamado a la lucha contra la dictadura batistiana

Margarita Piedra Cesar
Margarita Piedra Cesar
Jefa de redacción digital
Es en ese sentido, que el 8 de agosto de 1955, hace hoy 66 años se publicó en Méjico el Manifiesto Número UNO del 26 de Julio, donde Fidel hace un llamado a la Revolución y un ataque frontal a la camarilla que pisoteaba el honor de la nación.
1er manifiesto del M-26-7 llamado a la lucha contra la dictadura batistiana

Santiago de Cuba, 8 ago.— El 7 de julio de 1955, víspera de partir hacia el exilio forzoso en Méjico, el Doctor Fidel Castro había dejado claro que cerradas todas las puertas para la lucha cívica, no quedaba más solución que la del 68 y el 95, es decir, la lucha armada contra el régimen tiránico de Fulgencio Batista que evidentemente tenía intenciones de mantenerse en el poder por muchos años.

Ya en Méjico, Fidel junto a Raúl Castro, Juan Manuel Márquez y otros combatientes del Moncada, se dieron a la tarea de poner en práctica la nueva estrategia de lucha contra la tiranía, que sería dirigida por el Movimiento 26 de Julio, organización revolucionaria que se había constituido el 12 de julio en La Habana, después de la salida de los moncadistas del presidio.

Es en ese sentido, que el 8 de agosto de 1955, hace hoy 66 años se publicó en Méjico el Manifiesto Número UNO del 26 de Julio, donde Fidel hace un llamado a la Revolución y un ataque frontal a la camarilla que pisoteaba el honor de la nación.

En el Manifiesto se evidenció una vez más la confianza infinita y fortaleza en las masas populares y la necesidad de que al Movimiento 26 de Julio se incorporaran “jóvenes y viejos, hombres y mujeres, obreros y campesinos, estudiantes y profesionales, porque no se trata de un partido político más, sin una organización revolucionaria a todo el que esté dispuesto a luchar por la democracia y la justicia social”

De igual forma, el Manifiesto Número UNO del 26 de Julio, dado a conocer el 8 de agosto de 1955, ratifica los objetivos de la nueva lucha que se inició a partir del Asalto al Moncada, abogando por la eliminación del latifundio, la aplicación de la Reforma Agraria, la nacionalización de los monopolios, la rebaja de los alquileres, así como el aumento de los salarios a los profesionales y trabajadores de la salud y de la educación, entre otras medidas de carácter popular.

Todos esos problemas fueron los mismos que llevaron a los jóvenes dela Generación del Centenario, a la gloriosa madrugada del 26 de julio de 1953, denunciadas después por Fidel Castro en la Historia me Absolverá y ratificada en este Manifiesto Número UNO del 26 de Julio y que solo será posible resolver mediante la lucha armada, ya que la dictadura no dejaba alternativa a otra solución.

Bajo esos principios los ex moncadistas se convirtieron en los expedicionarios del Yate Granma, desembarcaron en Cuba el 2 de diciembre de 1956, lucharon en la Sierra Maestra durante poco más de dos años, y conquistaron la victoria popular el primero de enero de 1959 para iniciar una nueva etapa revolucionaria de libertad, independencia y justicia social, la misma que disfrutamos hoy.

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.