El 24 de febrero, para que no olvidemos

Spread the love

Montajes engañifas, patriotismos disimulados, promesas falsas, amenazas… ¡cuánta impudicia!, tierra mía. Todo lo han hecho por dividirte. Y tú, firme, recta, hermosa de terquedad, persistes inmune a melodramáticas pantomimas.

Venerable, patria; así te empinas ante la guarida de patrones, y de camaleones a sueldo, que desde su obsoleta fábrica de pretextos insisten en jugar al Zanjón y a la Fernandina, ignorando que el 24 de febrero está cerca  –siempre lo está– y que nuestros algoritmos son otros: Baire y La Confianza unen y multiplican como lo hicieron Girón, Baraguá y Cinco Palmas.

Pero insisten, enfermos de odio y maldad. A los primeros les obsesiona lo imposible: borrarnos del mapa y de la memoria del mundo; a los segundos, esa tenebrosa necesidad les abre un filón para acumular fama, comodidad y money.

Saben que preferimos vivir en la austeridad, aferrados a la obra, a pesar de los vientos huracanados del Norte, erigida con amor, sudor, y hasta con dolor. Vivir sin ella sería renunciar a  la libertad, y a eso no estamos dispuestos. «Quien lleva amor asume sus dolores, y no lo para el sol ni su reverso».

Nos creen débiles, y embisten, y de nuevo se estrellan; entonces prueban otra ecuación: «respetuosos» de nuestros símbolos, lo profanan. Prueban a trocar la vulgaridad con el arte, a disfrazar la vendetta de dignidad, a hacer coros desesperados.

Hasta la música quieren despojar de valores, por echarla contra nosotros. Y en ese bajo intento hasta se atreven a invocar a nuestro leal y culto José Julián, tan excelso, tan cubano y sensible, tan ajeno a la ofensa y a la grosería, tan dado a la unidad y a la guerra necesaria por la independencia de Cuba. Ahí está cerca el 24 de febrero, para que no olvidemos. (José LLamos Camejo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 7 =