Biotecnología cubana avanza en el enfrentamiento a la pandemia de la COVID-19

El empleo de medicamentos terapéuticos como parte de los protocolos sanitarios del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) posibilita, en gran medida, las altas cifras de recuperados de la COVID-19 en Cuba, a pesar de la compleja situación epidemiológica actual.
Biotecnología cubana avanza en el enfrentamiento a la pandemia de la COVID-19

La Habana, 15 ene.— El empleo de medicamentos terapéuticos como parte de los protocolos sanitarios del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) posibilita, en gran medida, las altas cifras de recuperados de la COVID-19 en Cuba, a pesar de la compleja situación epidemiológica actual.

En declaraciones a la Agencia Cubana de Noticias el Doctor en Ciencias Biológicas Gerardo Guillén Nieto, director de Investigaciones Biomédicas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), explicó que desde la llegada de la pandemia al país, en marzo último, la institución puso a disposición de las autoridades de salud un grupo de sus fármacos, algunos en fase de investigación.

Mencionó que el primero resultó el Interferón, producido en Cuba desde 1981, pues sabían de sus capacidades antivirales y tenían reportes de su uso en China contra el nuevo coronavirus.

Luego comenzó un ensayo clínico en el Hospital Militar Central Dr. Luis Díaz Soto (Naval), en La Habana, con el HeberFERON, empleado en el tratamiento del cáncer y que constituye una combinación del Interferón alfa 2b recombinante y el Interferón ganma, señaló el investigador.

Guillén Nieto puntualizó que con su aplicación más del 60 por ciento de enfermos tuvieron una prueba de Reacción en Cadena de Polimerasa (PCR) negativo a los siete o nueve días de estadía en los hospitales, en vez de los 15 días que se registraban anteriormente.

Muchos también lograron recuperarse en las salas de terapias intensivas gracias a Jusvinza, péptido desarrollado por el CIGB, y el Itolizumab, anticuerpo monoclonal del Centro de Inmunología Molecular, añadió.

Sobre Jusvinza, el académico precisó que se concibió para el tratamiento de enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y se encontraba en fase de ensayos clínicos, pero sus alentadores resultados hicieron que lo incluyeran en el tratamiento a pacientes graves y críticos con COVID-19.

El primer mes que comenzó a utilizarse Jusvinza en el Hospital Naval no se reportaron fallecidos, pues logró frenar los procesos de inflamación pulmonar que conducen a la muerte de pacientes en terapias intensivas, de ahí que el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED) le concedió un registro de emergencia y el MINSAP extendió su uso a nivel nacional, recordó Guillén Nieto.

Actualmente, indicó el investigador, el CIGB 2020 se encuentra en Fase II de estudio clínico, fármaco que estimula la respuesta inmunológica del organismo ante la infección del SARS-Cov-2 y otros patógenos.

También aludió al CIGB 325, en fase de ensayos clínicos, el cual ha demostrado su seguridad para tratar el virus y proteger los órganos.

El director de Investigaciones Biomédicas del CIGB se refirió además al Nasalferón, producto de administración nasal que eleva la respuesta inmunológica, al aumentar la capacidad innata del organismo, por lo que el Consejo de Defensa Provincial de La Habana decidió aplicarlo a viajeros y convivientes en la capital.

Aunque los medicamentos del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología han reducido significativamente la cantidad de pacientes en terapias intensivas, las autoridades sanitarias reiteran la necesidad del cuidado individual, pues los riesgos son elevados y más en quienes presentan otras enfermedades que pueden agravar su estado de salud. (Sheila Noda Alonso)

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.