Exhiben buenos resultados alternativas para producir alimentos en Santiago de Cuba

Exhiben buenos resultados alternativas para producir alimentos en Santiago de Cuba

Santiago de Cuba, 15 dic.— La Unidad Empresarial de Base de Alimentos Santiago (Alimsan) desarrolla alternativas para la producción de panes, dulces y otros surtidos que demanda la población, ante la escasez de recursos por el incremento del bloqueo económico, financiero y comercial de Estados Unidos contra Cuba.

Elizabeth Perera, directora de producción de Alimsan, destacó a la Agencia Cubana de Noticias que logran los productos habituales sin depender totalmente de la harina de trigo, materia prima cuya obtención se ve obstaculizada por el cerco estadounidense, que no permite la compra en todos los mercados foráneos.

En las diferentes unidades se ensayan formas de elaboración con una norma que admite más del 50 por ciento a base de extensores de calabaza, boniato, plátano burro y harina de maíz, y un encadenamiento seguro al sistema de la agricultura.

Perera abundó que tienen como base los Polígonos en Revolución, un modo de producir que crece en municipios y consejos populares del territorio ante la urgencia de lograr más alimentos desde la experiencia local y

aprovechando cada porción de tierra.

Paralelamente se realiza la capacitación de maestros reposteros, panaderos y otras especialidades, pues aunque ya llevan un tiempo en esta nueva forma de aprovechar los recursos locales, tiene ahora mayor preponderancia

para contribuir a la soberanía alimentaria en el país, explicó la dirigente.

Juan Reyes, administrador de la panadería-dulcería Trocha, en esta ciudad, dijo que aprovechan todas las alternativas y que sale un buen producto en las variedades de panes, dulces, galletas, lo cual es avalado por los expertos de calidad, que velan por que se cumplan los requerimientos organolépticos y otras cualidades del producto.

El punto de venta del establecimiento, en una arteria popular santiaguera, mantiene los surtidos, incluso en la cuarentena de la pandemia de COVID-19, y se establecieron horarios de venta para evitar aglomeraciones y cumplir con las restricciones sanitarias actuales.

Zomaida Bueno, quien adquiere el pan en la panadería-dulcería Plaza de Marte, reconoció que no había notado los cambios en la materia prima; en ocasiones no tiene la misma calidad de antes, pero se puede comer muy bien, incluso la masa se siente más suave, pero deben velar por el gramaje de los productos, añadió. (María Antonia Medina Téllez)

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.