Sobrevivir a la realidad desde el espacio virtual

Sobrevivir a la realidad desde el espacio virtual

Santiago de Cuba, 21 jul.— A muchos quizás les parezca que el comercio electrónico en Cuba llegó con el coronavirus y para quedarse, aunque realmente no es tan así.

El término puede resultar abstracto o “novedoso”, pero ya Transfermovil había preparado el camino por 5 años, sobreponiéndose a la desconfianza, sobre todo de las personas mayores, poco familiarizadas con las nuevas tecnologías y acostumbrados a aquello de que “Vista, hace fe”.

Ahora bien, durante los días de la COVID, se añadieron 275 mil usuarios, con unos 13,2 millones de operaciones mensuales o, lo que es lo mismo, más de 2 gestiones de pago o transferencias por segundo, priorizando las recargas y pagos de facturas.

Paralelamente, los experimentos de la plataforma “Tu Envío” habían iniciado en la capital desde noviembre pero su auge también coincidió con los meses de mayor incidencia del virus en la Isla, cuando fue necesario acelerar su proceso de desarrollo para cubrir la mayor parte del territorio.

Aún sin tener todas las condiciones creadas para su funcionamiento, las tiendas virtuales se ofrecían como la mejor estrategia para mantener el aislamiento social, sin perecer en el intento.

Los meses de marzo y abril registraron un crecimiento constante, promediando las 22 mil visitas diarias. Y, aunque los colapsos eran frecuentes y en ese tiempo los buzones de la corporación CIMEX también se abarrotaron de quejas; en los hogares cubanos, la primera compra se vivía como un acontecimiento, seguido de infinitas conversaciones para mitigar la ansiedad por la espera.

Hay que reconocer que ha mejorado su gestión con el ajuste de sistemas informáticos y flujos de trabajo, la ampliación de almacenes y la capacitación del personal, lo cual se traduce en entregas con mayor prontitud y menos productos faltantes o descuentos por error.

Las redes sociales han sido un buen termómetro de este fenómeno y nos revelan cuánto falta aún por mejorar, sobre todo en cuanto a la composición de los módulos y la estabilidad de la oferta.

De todas maneras, el comercio electrónico confía en sus bondades para perpetuarse y quienes prefieren evitarse aglomeraciones, usar innecesariamente el transporte y ahorrar tiempo, siguen acudiendo a sus servicios.

Cuando la pandemia económica que se avecina tras la pandemia sanitaria ha limitado la liquidez, el comercio virtual es otra manera de acceder a los productos y servicios de primera necesidad.

Consecuentemente, Cuba apuesta por elevar sus estándares y consolidar una revolución tecnológica que acorte las distancias y ofrezca acceso a todos los sectores poblacionales por igual, como una vez ya lo hizo la campaña de alfabetización.

Lo cierto es que ya no estamos tan lejos de lo que hace 20 años clasificaba como “ciencia ficción”. Hoy que hablamos con naturalidad sobre Amazon o E-Bay, que nos arriesgamos a invertir en BitCoins -aunque no sean completamente legales en Cuba-, esas tiendas virtuales, monedas y servicios que no vemos, abrazos en combinaciones binarias son el saldo de una época que se vive desde las redes.

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.