Fidel y su alegato histórico de autodefensa

Fidel y su alegato histórico de autodefensa

Santiago de Cuba, 16 oct.— El 16 de octubre de 1953, en una pequeña salita del Hospital Saturnino Lora, de Santiago de Cuba, como si la justicia estuviera presa, pronunció Fidel su alegato histórico de autodefensa en el juicio de la causa 37 por los hechos del Moncada, el 26 de Julio de ese año.

La vista aquella no fue pública y casi fue nula la presencia de la prensa. En su mayor parte el auditorio estaba constituido por militares de lo cual se alegró Fidel, para que éstos conocieran la realidad del país y del gobierno que defendían.

En su alegato, primeramente Fidel denunció los crímenes cometidos con los jóvenes asaltantes, los cuales en su mayoría fueron asesinados, tanto en Santiago de Cuba como en Bayamo, manchando así de sangre el uniforme y el honor militar.

Después, el líder del movimiento 26 de Julio, expuso detalladamente la situación económica y social del país y fueron las razones por las cuales la Juventud del Centenario acudió a las armas, tras agotar las vías legales para un cambio en la nación y más, cuando el poder constitucional había sido derrocado por un golpe militar, el 10 de marzo por el dictador Fulgencio Batista.

En sus palabras, Fidel expuso uno a uno los diferentes puntos que constituían el Programa del Moncada, entre ellos, el problema de la tierra y de la Reforma Agraria, el problema de la vivienda, el del desempleo, el de la salud y de la educación, todos los cuales serían aplicados de salir triunfante el Movimiento.

Durante varias horas, en aquella salita del Hospital Saturnino Lora, se escuchó únicamente la voz de Fidel, que de acusado pasó a convertirse en acusador ante los propios ojos y narices de los esbirros, que no pudieron callarlo.

El joven revolucionario y líder de la Juventud del Centenario al terminar su alegato sentenció: “… Condenadme, no importa, la Historia Me Absolverá”. Y tanto fue así, que hoy 65 años después, estamos rememorando aquel juicio, como una página gloriosa de nuestra historia y convertidos ya en realidad aquellos sueños que fueron razones para asaltar al Cuartel Moncada.

Autor

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email
Print

Noticias Recientes

Noticias Populares

Comentarios Recientes

Noticias Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.