El deber se cumple a conciencia

Spread the love
Foto: Autor

Santiago de Cuba, 21 ago.— Es la Constitución un documento de vital importancia para el futuro de cualquier país. En días trascendentales para la historia de Cuba se debate a lo largo y ancho de esta isla, el Proyecto de Ley Constitucional elaborado en medio del contexto actual cubano y donde se recogen los principales aspectos socio-políticos y económicos a considerar dentro de la ley, así como derechos y deberes en 24 capítulos, 224 artículos divididos en 11 títulos y 16 secciones.

De ahí que concientizar en que es precisamente el pueblo el principal protagonista de las reformas a tener en cuenta en la evaluación y consulta para la nueva Constitución, se convierta en una actitud propia de los valores revolucionarios.

Foto: Autor

Durante los últimos días, mucho se ha llevado a la reflexión, a través de los diferentes medios de prensa, acerca de la necesidad de que cada ciudadano cubano estudie exhaustivamente el proyecto y se realice un intercambio constructivo tanto en centros laborales como en las comunidades para lograr así mayor conocimiento por parte del pueblo, y que pueda ser efectiva la reforma constitucional en el mes de febrero del 2019, como antesala a la firma oficial del documento legislativo que regirá en los próximos años al país.

Escudriñar este documento con la seriedad que requiere el mismo será un paso importante para el cumplimiento de la ley y la conformidad del pueblo que, reitero, es el artífice en este proceso democrático donde todos tienen derecho a expresar libremente sus planteamientos.

No existen excusas posibles que justifiquen el desconocimiento o la inadecuada interpretación de un documento de tamaña embergadura, como lo es la Ley de Leyes, por donde cada ciudadano de este país deberá cumplir lo establecido y reclamar sus derechos en cualquier contexto, según sea pertinente.

Cambiar todo lo que debe ser cambiado es una máxima fidelista que cada cubano debe hoy hacer suya, siempre y cuando prime el respeto y lealtad a la Revolución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *