Procesan frutas y vegetales minindustrias en Santiago de Cuba

Santiago de Cuba, 13 nov.— En la provincia de Santiago de Cuba  se desarrollan las minindustrias para la conservación y producción de alimentos con la máxima de la sostenibilidad por la  integración de los gobiernos locales, organismos y diferentes actores de la comunidad.

William Hernández, vicepresidente del Consejo de la Administración en el territorio, dijo que con el aporte de la agricultura urbana, suburbana y los polos productivos en revolución, optimizan los espacios cultivables y así, viabilizan el autoabastecimiento de hortalizas, viandas, frutas y condimentos frescos a escala local.

Afirmó que consolidan el desempeño de las minindustrias en los nueve municipios santiagueros por la significación de conservar alimentos, aunque hay problemas que siempre tensan la cuerda en este acápite, como el de los envases, el transporte y otros.

No obstante, la agricultura en la provincia de Santiago de Cuba avanza en el  encadenamiento con industrias y minindustrias que ofertan dulces, salsas de tomate, entre otros productos.

El campesino Salvador Clavijo, presidente de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Antonio Maceo, en el municipio de San Luis, siente satisfacción de contar con una miniindustria  y el placer de procesar  hortalizas y frutas mediante la industrialización artesanal de los productos del campo, que le aporta un valor agregado a esas mercancías.

Tiene en funcionamiento proyectos con alta prioridad en el sector agrícola, que les incluyen en los planes de desarrollo local con el Gobierno, siempre en busca de diversificar las acciones productivas que enlazan a las fincas ubicadas en el entorno y aseguran las entregas de los recursos para procesar.

Clavijo acotó que desde su surgimiento, la CCS apuntó hacia el auge y contribución al impulso de la producción y el consumo municipal, la sustitución de importaciones y el establecimiento de una conexión con la producción nacional.

Disponen de un personal capacitado y joven, en particular mujeres ávidas de laborar y abre una nueva fuente de empleo para los pobladores de la zona, a la vez que responden  a la elaboración de encurtidos, conservas y pulpas presentes en los Mercados Ideales locales y plazas comerciales.

Un total de cinco espacios de este tipo funcionan en el municipio de Mella que en 15 renglones llegan a los mercados locales y a la ciudad cabecera de Santiago de Cuba.

Raspaduras, dulces, néctares, pulpas, caramelos, licor, vino seco, viña caribeña y vinagre, son algunos beneficios que completan el ciclo productivo iniciado en el campo con el cultivo, acopio y procesamiento de frutas como el tamarindo, la toronja y la naranja agria.

Allí también se aprovecha el ajonjolí y la caña de azúcar  del central Julio Antonio Mella, máximo productor de refino en el territorio y para las provincias orientales.

Una visita a la minindustria integral  El Sabor, de Mella, reafirmó que a pesar de las problemáticas con la tecnología, pueden lograrse aproximadamente dos mil botellas de vino seco y viña, lo cual una vez comercializado aporta al presupuesto municipal, a la calidad de vida de los pobladores del sitio e ingresos para los obreros. (Maria Antonia Medina Téllez)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 3 =