Inicio de la Batalla de Oriente

Santiago de Cuba, 12 nov.— En histórica transmisión a través de la Radio Rebelde en la Sierra Maestra el 12 de noviembre de 1958, hará mañana 61 años, el Comandante en Jefe Fidel Castro impartió instrucciones a todos los mandos del Ejército Rebelde, al movimiento clandestino y a la población acerca de la ofensiva final contra la dictadura de Fulgencio Batista que comenzaría en breves días.

En sus palabras, Fidel instruyó a las columnas 2 y 8 al mando de los Comandantes Camilo Cienfuegos y Che Guevara y a los restantes grupos guerrilleros del Frente de Las Villas en el centro del país, de impedir el movimiento de tropas enemigas desde ese territorio hacia la otrora provincia de Oriente, así como avanzar para atacar y tomar las principales ciudades de la región.

Al mando del Cuarto Frente Oriental Simón Bolívar, que operaba entre Holguín y los límites con Camagüey, le asignó igual misión y mantener en jaque a las tropas del tirano en el territorio asignado, obligándolas a retirarse a sus cuarteles.

Al Segundo Frente Oriental Frank País, le orientó que sus columnas guerrilleras entraran en acción en la zona comprendida entre Cueto, Mayarí, San Luis y Guantánamo, cercando a las fuerzas enemigas en esta última ciudad, la más importante del suroeste oriental.

A partir de ese momento, comienza el avance de la Columna UNO José Martí al mando del propio Comandante en Jefe, para conjuntamente con la fuerza del Tercer Frente, asediar, atacar y tomar el poblado de Guisa, situado a unos 20 kilómetros de la ciudad de Bayamo y donde la dictadura tenía concentrados importantes efectivos, apoyados por tanques y armamentos pesados.

En las propias instrucciones de Fidel del 12 de noviembre de MIL 958, se prohibía el tránsito de vehículos por toda la provincia de Oriente, cerrando los accesos a los principales núcleos poblacionales del territorio, con el objetivo de impedir el movimiento de tropas enemigas en la región.

De esa forma, todo quedaba listo para en operación conjunta de todas las fuerzas rebeldes para dar inicio a la Batalla de Oriente, la mayor provincia del país y cuya capital Santiago de Cuba, era el segundo bastión militar de la dictadura después de La Habana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez + 7 =